Agregada cultura del país en México se refirió a la literatura nacional ad portas de la inauguración de la FIL en el Zócalo, donde Chile es el país invitado.

Agencia de Noticias. Ciudad de México. Chile es el país invitado a la Feria Internacional del Libro (FIL) en el Zócalo, en Ciudad México, que se realiza desde este jueves y hasta el próximo 22 de octubre. El evento reunirá a cerca de 700 editoriales, abarcará a más de ocho mil metros cuadrados y presentará más de mil actividades.

Poco antes de la inauguración, Claudia Barattini, agregada cultural de chile en ese país, concedió una entrevista al diario La Jornada de México, donde se refirió al momento que vive actualmente la literatura chilena.

Barattini, militante de Revolución Democrática (RD), fue ex ministra presidenta del Consejo Nacional de la Cultura y las Artes entre el 11 de marzo de 2014 y el 11 de mayo de 2015.  Se desempeñó como agregada cultural en la embajada de  Chile en Italia entre 2006 y 2010 y fue ex directora de Asuntos Internacionales de la Fundación Teatro a Mil.

“Chile tiene una producción artística de calidad, tanto en literatura como en música, teatro y artes visuales, pero somos un país pequeño que está lejos y es caro estar en los circuitos del norte, a pesar de la globalización en Internet, que favorece darnos a conocer”, puso de relieve.

La agregada cultural destacó que la literatura de Chile “tiene todavía que estar más instalada en los circuitos literarios mundiales más allá de sus puntas excelsas; tenemos por una parte el privilegio de dos premios Nobel en el siglo XX en poesía (Gabriela Mistral y Pablo Neruda) y es un país que de repente tiene su reconocimiento fuerte, pero somos un país que le cuesta estar en la escena mundial”.

Según recalcó, esa es parte de las tareas que ha asumido como diplomática en México. La participación de Chile en la feria del Zócalo permitirá a los visitantes conocer no solo los grandes nombres en poesía y narrativa, sino tener una visión más articulada, más compleja, variada, de lo que estamos produciendo.

Delegación chilena

La delegación que representará a Chile está conformada por cerca de 40 escritores y músicos. Hay poetas, novelistas, cronistas e ilustradores, entre ellos Diamela Eltit, Richard Sandoval, Pedro Cayuqueo, Paulo Slachevsky, María Eugenia Lorenzini, Óscar Contardo, Malú Urriola, Guillermo Calderón, Elicura Chihuailaf, Fernanda Martínez Varela, Diego Zúñiga, Cynthia Rimsky, Carmen Berenguer, Boris Quercia, Alejandro Zambra y la ilustradora Marcela Trujillo.

En la ocasión de se realizarán tres grandes homenajes: a la artista Violeta Parra, por los 100 años de su natalicio; al narrador Roberto Bolaño y al escritor y artista Pedro Lemebel.  Sobre este último, indicó que “a los chilenos de todo lo que no querían hablar, de la pobreza, los márgenes, de la homosexualidad. Fue un gran luchador por la democracia, y un autor comprometido con el fin de la dictadura; comprometido con el valor de la diversidad, que en Chile ha costado”.

Barattini puso de relieve que “Chile ha sido una sociedad más bien uniforme, conservadora, y creo que ha ido cambiando, por cierto; pero hay grandes figuras y Pedro es sin duda una de ellas que marca un cambio. Entonces todo este panorama que te describo, en el fondo tiene el sentido de ofrecer a los ciudadanos de México, a los visitantes de la Feria, a los medios, una mirada actualidad de Chile”.

Por ejemplo, la narrativa chilena actual “es muy diversa. Diría que lo principal es una gran diversidad de voces y, por tanto, de temas. Creo que hay un trabajo muy interesante en la nueva narrativa de memoria, de una memoria que ya no es la de la dictadura, de nuestro pasado más traumático, sino que ya tenemos una producción literatira de la democracia”.

La agregada cultural añadió que “tenemos veintitantos años de democracia; hay una narrativa joven que ya son hijos de otro momento histórico de Chile, hay nombres importantes que no vivieron la dictadura, de partida, es una memoria muy fuerte porque el país queda muy marcado por esa experiencia, pero ya son voces que arman una elaboración que tiene que ver con la democracia y con describir una cotidianidad democrática, en una sociedad fuertemente de mercado, muy excluyente”.

“Te diría que se confirma una literatura que habla de lo que somos y de nuestra contingencia, pero ya no de una manera política directa, sino que más bien en la descripción de una sociedad bastante atormentada; te diría que no es una literatura jocosa”, completó Barattini.

(Visited 16 times, 16 visits today)