El presidente de Cataluña dijo que se han ganado el derecho a ser un estado independiente, pero como gesto “buena voluntad” llamó a iniciar un dialogo con España.

Agencias de Noticias. Madrid. El presidente de la Generalitat de Cataluña, Carles Puigdemont, llegó al Parlamento español para declarar la independencia unilateral del Estado de Cataluña, sin embargo solicitó suspender por algunas semanas la separación del Estado español “para emprender un diálogo, para llegar a una solución acordada para avanzar en las demandas del pueblo de Cataluña”.

Puigdemont leyó un discurso en el que apeló al diálogo y destacó el carácter “pacífico”, “dialogante” y “democrático” de su movimiento separatista. “De mi comparecencia no esperen ni amenazas ni chantajes ni insultos. El asunto es muy serio y todos debemos contribuir a desescalar la tensión y de no contribuir a alimentarlo ni con palabras ni con gestos”, indicó.

A pesar que la consulta ciudadana fue declarada como inconstitucional por el Tribunal Constitucional (TC), el catalán dijo que los sufragios fueron “legítimos” cuyos resultados estaban basados en un “censo legal”, con lo que los más de dos millones de ciudadanos avalaron la independencia, por tanto es un “mandato del pueblo” que va a asumir y a llevar a cabo.

Sostuvo: “Lo que hoy voy a exponer no es una decisión personal. Es el resultado del 1 de octubre. De la voluntad del gobierno que presido. Y de celebrar el referendo de autodeterminación y del análisis que hemos compartido. Como resultado del referendo del pasado 1 de octubre, Cataluña se ha ganado el derecho a ser un Estado independiente. Y el derecho a que se nos escuche. Y hoy se escucha y se respeta más allá de nuestras fronteras. El sí a la independencia ha ganado por mayoría absoluta. Las urnas nos dicen sí a la independencia”.

Y añadió que “hay un antes y un después del 1 de octubre. Llegados a este punto asumo el mandato del pueblo para que Cataluña se convierta en un Estado independiente en forma de república. Esto es lo que hacemos hoy con serenidad y respeto. Y al mismo tiempo solicitamos al Parlamento que la suspenda para iniciar un diálogo con el Estado español”.

Asimismo, el mandatario advirtió que “el momento exige que no sólo se reduzca la tensión sino que también haya una forma de asumir la demanda del pueblo de Cataluña. Todos ustedes saben que desde el día después del referendo se han puesto en marcha mecanismos de intermediación nacionales e internacionales, todas son muy serias, los llamamientos al diálogo y a la no violencia. Todas las voces tienen que ser escuchadas”.

«Apelo a la responsabilidad de todos. Les pido a los ciudadanos catalanes que se expresen con respeto. A las empresas que sigan generando riqueza. Hoy el gobierno está haciendo un gesto de responsabilidad. Estoy convencido de que si todos cumplen con sus obligaciones el conflicto con el Estado español se puede resolver a través del diálogo. Para todas aquellas personas que quieran que Cataluña sea su tierra de acogida y de esperanza”, agregó.