El formato del espacio fue bastante restringido pero no impidió algunos encontronazos.

José Luis Córdova

Desde el salón de honor del Congreso Nacional en Valparaíso, se transmitió el primer debate político entre los 8 candidatos presidenciales a las elecciones de noviembre próximo gracias a la empresarial Asociación Nacional de la Prensa y el Canal 5 de Televisión de la Universidad Católica de Valparaíso.

Las preguntas a los candidatos fueron formuladas por los periodistas: Carlos Vergara, de El Mercurio de Valparaíso; Alejandro Trujillo, de Reportajes de La Tercera; José Manuel Álvarez, director del diario El Centro de Talca y Alfonso Peró, también mercurial. Es decir, un grupo bastante homogéneo y representativo de la mal llamada “gran prensa”.

“¡Liberar, liberar al mapuche por luchar!” fue el grito que resonó fuerte al terminar las dos horas y media del debate donde claramente Alejandro Guillier, Carolina Goic y Marco Enríquez Ominami mostraron convergencias e interés por unificar esfuerzos para derrotar a la derecha.

Visiblemente molesto por no brillar con sus respuestas, el  diputado José Antonio Kast fue tal vez el más provocador, llegando incluso a espetar al senador Alejandro Navarro: “¡Váyase a Venezuela!”, rompiendo claramenta el fair play. Aunque hasta el periodista representante de La Tercera, Alejandro Trujillo, se permitió hacer una burda alusión a “el cura Pizarro” y a Gladys Marín, a propósito de las tareas pendientes a favor de nuestro país, sin explicar mayormente su argumentación. También Eduardo Artés exigió a su encuestador: “No haga caricaturas”, cuando éste intentó abanderizarlo con el Gobierno de Corea del Norte.

El formato del espacio fue bastante restringido pero no impidió algunos encontronazos entre Katz y Sebastián Piñera, quien reiteró hasta la saciedad sus monsergas sobre su pasada administración donde -según él- bajó la victimización ante la delincuencia, se redujo la pobreza en un 50%, se crearon más de un millón de empleos “con contratos y buenas remuneraciones”, según aseguró.

Las realizaciones del Gobierno de Michelle Bachelet en  materia de educación, género y otras, fueron saludadas y defendidas para continuar profundizándolas y extendiéndolas por Guillier y ME-O, mientras que Beatriz Sánchez y Eduardo Artés cayeron en contradicciones y posiciones poco claras ante los avances en materias de derechos sociales respecto a la actual administración.

Alejandro Guillier tuvo oportunidad de explicar algunas de sus propuestas sobre una nueva Constitución, la descentralización administrativa, política y tributaria; la diversidad de género, etnias y las migraciones, un plan desarrollo nacional y otros aspectos para mejorar “nuestra democracia insuficiente”, expresó.

Según recuentos preliminares en las redes sociales, el senador independiente Alejandro Guillier habría sido el triunfador de la jornada, seguido de Carolina Goic y, sorprendentemente, Piñera quedó relegado bajo Beatriz y ME-O y solo un poco por arriba de Navarro, Katz y Artés.