Como se esperaba, Ezzati hizo críticas por proyecto tres causales y matrimonio igualitario. Se destacó tono de respeto.

Agencias de Noticias. Santiago.  El Tedeum ecuménico, desarrollado este 18 de septiembre, se realizó en un clima de respeto, en contraste con el Tedeum evangélico -donde la Presidenta Michelle Bachelet fue fuertemente insultada- y aunque el obispo de Santiago, cardenal Ricardo Ezzati, lanzó cuestionamientos por el proyecto que permite la interrupción del embarazo en tres causales, fueron en tono respetuoso.

En esa línea Ezzati dijo que “con voz clara y humilde, a la vez, reiteramos que es tan grande el valor de una vida humana y es tan inalienable el derecho a la vida del niño inocente que crece en el seno de su madre, que de ningún modo se puede plantear como un derecho sobre el propio cuerpo la posibilidad de tomar decisiones con respecto a esa vida, que es un fin en sí misma y que nunca puede ser objeto de dominio de otro ser humano».

«Por eso respetuosos de la legislación que el Estado se ha dado, nuestra opción por la vida se traduce en redoblar nuestro esfuerzo para seguir acompañando a las mujeres que viven situaciones límites en su embarazo», agregó.

Además, el líder católico se refirió a la corrupción, señaló que «hay que conceder un lugar preponderante a una sana y atenta política, capaz de responder a las demandas verdaderas, capaz de reformar las instituciones que necesitan ser reformadas».

Y aseguró que “en pleno proceso eleccionario se nos ofrece una excelente oportunidad para valorar el rol de la política, superar la tentación del descrédito, de la desconfianza y las polarizaciones estériles y para reafirmar el propósito de ser real el proyecto de una estatura cívica alta puesta al servicio de todos, de manera especial a los más postergados».

“Mensaje respetuoso”

Tras la ceremonia los  ministros de Estado y algunos candidatos presidenciales que asistieron recalcaron la tónica de respeto.

La ministra de la Secretaría General de Gobierno, Paula Narváez, subrayó que “valoramos muchísimo el llamado que hace monseñor Ezzati a la amistad cívica y a que podamos elevar el nivel de la política para que le sirva a las personas».

En tanto, la ministra de la Mujer y la Equidad de Género, Claudia Pascual, afirmó que «Chile se merece expresar todas las opiniones con respeto».

Sobre las discrepancias con la norma de las tres casuales, Pascual resaltó que “la ley da la libertad para que las personas puedan decidir”.

El candidato presidencial del pacto “Fuerza de Mayoría”, Alejandro Guillier, aseveró sobre las palabras del cardenal, que «fue muy valiente y muy ponderado al plantear, además con mucha compasión, el tema de la familia, los hijos y la interrupción del embarazo, pero fue claro en el punto de vista. Lo ha dicho con mucha altura y en forma respetuosa».

Carolina Goic, candidata presidencial de la Democracia Cristiana, sostuvo que «la Iglesia tiene derecho a disentir respecto de lo que hemos aprobado, pero lo hace con respeto. Yo creo que eso es lo más importante, con tolerancia, poniendo su postura, pero entendiendo que estamos en un Estado laico».