El Equipo de Naciones Unidas para el manejo de Desastres en Cuba junto al gobierno de la isla, continúa evaluando los principales daños dejados por el huracán.

Osmany Pérez Almaguel.La Habana. A pesar de la  gradual recuperación de la isla, las máximas autoridades del gobierno recorren los territorios y enclaves económicos más afectados por el huracán Irma. Datos preliminares estiman que  más de 60.500 viviendas fueron afectadas, incluyendo derrumbes totales, parciales y pérdida total o parcial de los techos. Aunque no se deja de trabajar intensamente, un número importante de comunidades permanecen sin servicio eléctrico y abasto de agua, siendo Matanzas, Sancti Spíritus, Villa Clara y Ciego de Ávila, las provincias que presentan los mayores problemas de generación.

Del mismo modo fueron afectados en la capital 25 hospitales, 32 policlínicos y 19 consultorios a nivel comunitario. Se presentan además daños a 190.000 servicios de telefonía fija y transmisión de datos, sin contar los daños a la telefonía celular. Las autoridades prevén al menos 30 días para la rehabilitación total de los servicios.

Las autoridades hacen énfasis en la atención a las personas damnificadas por los daños ocasionados a sus viviendas o que se encuentran en zonas incomunicadas.

La Unión Eléctrica levanta postes e instala los transformadores caídos en las 13 provincias afectadas. También brigadas de telecomunicaciones se encargan de restablecer los servicios telefónicos y de datos, a los que se les han unido grupos de otras provincias.

Aunque con pocos recursos técnicos se encuentra el abastecimiento de agua a las poblaciones que continúan sin electricidad con carros cisternas y en algunas zonas se han conectado grupos electrógenos que facilitan la explotación de equipos de bombeo y la extracción de agua de los pozos. En estas comunidades se han creado centros para la elaboración de alimentos, los que se suministran gratuitamente.

Hasta altas horas de la noche continúa la recogida de escombros, desechos sólidos, ramas y troncos de árboles que abundan en las principales avenidas, carreteras, calles, aceras y plazas de la mayor parte del país. A esta labor se incorporaron, como es tradicional, más de 12.000 militares y pobladores de las zonas afectadas del país, además de trabajadores de diferentes instituciones.

Informaciones del Grupo de Acueducto y Alcantarillado (GEAAL) reportan 2.770 sistemas de abasto de agua afectados tras el paso del huracán Irma, principalmente por falta de fluido eléctrico. Del total, 1.178 sistemas se han recuperado y continúan afectados 1.005 sistemas, con una población afectada de 3.144.140 habitantes.

En el centro del país, existen todavía severas afectaciones, sobre todo en la cayería norte de ese territorio. En esa región, los grupos electrógenos son la principal vía para alimentar el bombeo de agua, aunque también se utilizan pipas para garantizar el abastecimiento.

La provincia de  Artemisa ya cuenta con energía eléctrica, logrando certificar todos los circuitos eléctricos lo cual favorece el servicio de abasto de agua.

En Ciego de Ávila se lleva a cabo un reajuste de los ciclos de abastecimiento para cubrir la totalidad de la ciudad cabecera. A pesar de los 43.000.000 metros cúbicos que se han sumado a las presas de Ciego de Ávila continúa la sequía.

En la provincia de Holguín se han acopiado hasta el momento 79.257 metros cúbicos de basura. Los municipios que más avanzan son Gibara, Rafael Freyre, Antilla, Calixto García, Cacocum, Urbano Noris, Mayarí y Moa.

Daños en el sector agropecuario

Aunque se continúan contabilizando los daños en el sector agropecuario, se ha confirmado la pérdida de importantes producciones planificadas para el tercer cuatrimestre del año que afectan la disponibilidad de alimentos para la población tales como plátanos y otras viandas, hortalizas, granos básicos, frutales, posturas, huevos y carne de cerdo. Asimismo, se continúa reportando graves daños en naves de porcino y avícolas, colmenas, infraestructura pesquera y acuícola. También en almacenes de alimentos y otros de la industria alimentaria y del sector pesquero, así como en establecimientos comerciales. En Mayabeque se estima que 1.400 hectáreas de plátano, y en los cultivos de arroz, maíz y Yuca,  frutales y el sector cañero fueron impactados. En total se estima que más de 75.000 hectáreas destinadas a la producción fueron afectadas.

En la provincia de Matanza más de 2.500 hectáreas de plátano y otras viandas, arroz, maíz fueron afectadas así como el  20 % de la plantación de cítricos, principalmente toronja (20.000 t) y naranja (4.000 t).

Se reporta además que se perdieron 1.200 codornices y 1.400 huevos en proceso de incubación en Naves Avícolas así como máquinas de riego y Casas de tapado.

En Villa Clara fueron afectadas más de 8.000 hectáreas de Plátano, Arroz, Café, Yuca, Maíz seco, junto con el 70 % de las plantaciones cañeras y azúcar a granel almacenada. También se reportaron 84 naves de porcino destruidas y 110 de la Empresa avícola, 112.000 aves y 120.000 pollos de reemplazo así como Máquinas de riego, Molinos de arroz, Centrales azucareros, Cubiertas de las fábricas de Galletas y una  pérdida de más de 40.000 planchas de zinc en techos de centrales, talleres, almacenes y vaquerías, además de almacenes  con unas 5.000 toneladas de mercancía.

En la provincia de Sancti Spíritus se reportaron 28.500 hectáreas dañadas de cultivos varios como frijol, tomate, boniato, maíz, hortalizas, frutabomba y otros frutales. De ellas, más de 4.000 de plátano.

Cría y ceba de cerdos también fueron afectadas. Más de 800.000 alevines de diferentes especies, más de 200 muertes de ganado mayor, cifras superiores a 6000 gallinas y pollos y más de 70 colmenas.

En Ciego de Ávila se detectaron hasta la fecha más de 5.000 ha de plátano, maíz, col, arroz, frijol y otras plantaciones con severas afectaciones y más de 1.500 ton de cítricos.

Se detecta en esta provincia al menos 28.000 hectáreas de soya afectadas y como consecuencia cerca de 350 toneladas de alimentos menos.

Asimismo más de 51.000 aves y 17 naves avícolas sufrieron daños directos. Se estima además destrucción de los apiarios en los 10 municipios, la pérdida de las 3.500 colmenas ubicadas en el norte, 37 almacenes (siete de alimentos), 188 establecimientos comerciales (97 bodegas) y 50 de la Industria Alimentaria (28 panaderías).

En las evaluaciones realizadas se contabilizaron más de 64.000 viviendas afectadas, incluyendo derrumbes totales, parciales y pérdida total o parcial de los techos. Lo que representa más de 190.000 personas afectadas. En total se contabilizan 7876 derrumbes totales.

En todo el país se registra un total de 53 hospitales y 96 policlínicos afectados por el huracán.

El sector educativo registro más de 819 centros educativos afectados. La provincia de Vila Clara presento más del 50 por ciento de estos centros afectados.

El Equipo de Naciones Unidas para el manejo de Desastres en Cuba (UNDMT), junto al gobierno cubano, continúa el análisis de los principales daños tras el paso del huracán Irma y la definición de los territorios más afectados y se continúa trabajando en la propuesta de aplicación al Fondo Central para la Acción en Casos de Emergencia (CERF), fondo humanitario establecido por la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas. El equipo técnico de emergencia (UNETE) trabaja también en la redacción del borrador del Plan de Acción del Sistema de las Naciones Unidas en Respuesta al huracán Irma.