“Esta ley no obliga a las mujeres a tomar una decisión en un sentido u otro. Lo que  hace es reconocerles su derecho a decidir (…)”, remarcó Bachelet.

Agencia de Noticias. Santiago. La Ley 21.030 que despenaliza la interrupción voluntaria del embarazo en tres causales –riesgo de vida de la mujer, inviabilidad fetal y violación- ya es una realidad para las mujeres chilenas. Pasado el mediodía de este jueves la Presidenta Michelle Bachelet, firmó  la promulgación de la normativa que se estima comenzará a aplicarse a mediados de diciembre próximo.

El proyecto, que fue aprobado mayoritariamente en el Congreso, tuvo la venia del Tribunal  Constitucional (TC) el 21 de agosto pasado tras rechazar los requerimientos de la derecha que buscaban deslegitimarlo constitucionalmente.

En una masiva ceremonia en La Moneda, donde asistieron 1.500 invitados, principalmente mujeres,  y ante la presencia de ministros y autoridades la Mandataria dio el vamos a la ley.

“Las mujeres de Chile hemos conquistado o reconquistado un derecho básico, el poder decidir por nosotras mismas frente a casos extremos”, manifestó.

Destacó que se trata de “un día largamente esperado por las mujeres en Chile. Hoy, por fin firmamos la ley que consagra el derecho que tiene toda mujer a decidir sobre su cuerpo y su embarazo en tres casos sumamente precisos y humanamente difíciles”.

“Durante estos años tuvimos un debate pensando en encontrar una solución a nuestros problemas valorando la opinión de todos, sin imponerle nada a nadie y sin tener que atacarnos para quedarnos con la última palabra”, agregó la Mandataria, que aseveró que Chile “se ha ganado el derecho a debatir éste y todos los temas sin mordazas”.

 “Esta ley no obliga”

En la ocasión Bachelet puso de relieve que “ustedes saben muy bien que esta ley no obliga a las mujeres a tomar una decisión en un sentido u otro. Lo que  hace es reconocerles su derecho a decidir y les ofrece acompañamiento y respeto por su decisión sea cual sea”.

“En otras palabras lo que aquí ha primado es la idea razonable, humana, comprensiva  que nadie  más que cada una de ellas puede tomar una decisión tan delicada como establece la ley de continuar o no con su embarazo (…)”, indicó.

La Mandataria remarcó: “El principio que establecemos a través de esta ley es clara: mujeres no pueden ser obligadas por el Estado a sufrir una situación de enorme violencia y sufrimiento si no se sienten en condiciones de hacerlo y si no es su voluntad”.

Bachelet recalcó que “se ha establecido la protección y garantía efectiva de que el procedimiento de salud se realizará en las condiciones de seguridad, oportunidad, dignidad y apoyo que corresponde”.

Precisó que la ley contempla algunos casos especiales “como  lo que ocurre con las niñas menores de 14 años que hayan quedado embarazadas como producto de una violación. Se han tomado todos los resguardos para que por un lado habrá adultos que las ayuden a decidir, pero que esos adultos harán lo que la niña determine (…)”.

“Ése es el país que nos pertenece a todos, el país que dialoga, que conversa, que no impone. Sin duda, hoy día Chile es un mejor país”, completó.

La Presidenta agradeció en la ocasión a los parlamentarios que entregaron su voto por entender “la enorme necesidad que tenemos como sociedad de asegurar a las mujeres que viven situaciones  tan complejas que no hay doctrina más poderosa ni humanista que aprender a respetar las diferencias, opciones y decisiones privadas que las personas toman”.