Repudio transversal por ofensas en contra de la Presidenta Michelle Bachelet en cita con la iglesia evangélica. Evalúan enviar carta con disculpas.

Agencias de Noticias. Santiago. “No podemos permitir que las creencias personales, políticas, religiosas o valóricas nos hagan perder el respeto por los modos de convivencia cívica”, aseveró la Presidenta Michelle Bachelet durante su discurso en la conmemoración del 11 de septiembre en La Moneda, luego que en su participación en el Tedeum Evangélico, recibiera insultos como “asesina” y “vergüenza nacional” por la aprobación del proyecto de interrupción del embarazo en tres causales.

“Las instituciones democráticas de la República sirven para unir al país y no corresponde usarlas como excusa para la división”, agregó la mandataria.

Frente a los agravios, varios personeros políticos rechazaron la situación. A través de su cuenta de Twitter, el presidente del Partido Comunista (PC), diputado Guillermo Teillier, aseguró que “repudiamos la falta de respeto a la Presidenta en Tedeum Evangélico; solidarizamos con ella” y agregó que la “postura valórica del gobierno representa a la mayoría”.

En la misma red social la diputada independiente (ex Renovación Nacional y Amplitud), Karla Rubilar, indicó que “en el día de acción de gracias a un Dios de amor, algunos se dan el gusto de gritarle “asesina” a la Presidenta Bachelet ¿Qué amor predican?”.

En tanto, el candidato presidencial Alejandro Guillier, aseguró que “la Presidenta Bachelet ha hecho por la igualdad religiosa mucho más que cualquier otro gobierno en la historia, más aún frente al gobierno de Sebastián Piñera que se comprometió a 30 medidas y sólo aprobó dos. Hay que saber tener tino cuando se habla por la patria y si se habla de unidad hay que ser consistente. Fue una falta de respeto a la Presidenta de la República que nos representa a todos los chilenos”.

Asimismo, la candidata presidencial del Frente Amplio, Beatriz Sánchez, recalcó que “hay ceremonias que son religiosas en templos religiosos, (pero) más allá de eso, a la Presidenta se le respeta y me parece inaceptable lo que pasó ayer”.

“Cuando conocimos que uno de los pastores es candidato a diputado y se dio una especie de ‘aplausómetro’ respecto de quienes estaban presentes, creo coincidir con algo que dijo la ministra vocera de Gobierno (Paula Narváez) en que parecía más bien un acto político que una ceremonia religiosa”, añadió.

El ex Presidente Ricardo Lagos, también reaccionó a la agresión y comentó que “lo que ocurrió ayer es inadmisible desde el punto de vista de las instituciones del Estado. Un Tedeum es un acto de acción de gracias”.

 

“En consecuencia, me parece que es una falta de respeto a la autoridad presidencial, desde luego, pero -más importante- a todas las instituciones de la República, que debemos aprender a cuidar. Con lo que ocurrió ayer no estamos aprendiendo las lecciones de la historia”, añadió.

“Aprovechamiento político”

A las antes  nombradas ofensas se sumaron los dichos del diácono, candidato a diputado por Renovación Nacional y asesor de Sebastián Piñera, Eduardo Durán, quien en su intervención en la ceremonia criticó duramente los proyectos de la “agenda valórica” del Gobierno, como la interrupción del embarazo y el matrimonio igualitario.

Declaraciones que fueron respaldadas por el presidente de ese partido y por los candidatos conservadores Sebastián Piñera y José Antonio Kast.

Sin embargo el obispo y presidente de la Mesa Ampliada de Iglesias Evangélicas, Emiliano Soto, aseguró que lo sucedido fue un “aprovechamiento político” y expresó que se está evaluando enviar una carta de disculpas a la jefa de Estado.

Recalcó que “lo que conversamos ayer, al menos la gente que organizamos el Tedeum, es la posibilidad de entregar una carta a la Presidenta pidiendo las disculpas respectivas por los exabruptos de algunas personas que se extralimitaron definitivamente en hacer una presentación poco respetuosa”.