Terremoto grado 8.4 afectó principalmente al sureste mexicano. 50 millones de personas sintieron el sismo. Afectada zona de los zapatistas.

Agencia de Noticias. Ciudad de México. Un terremoto de magnitud 8.4 se registró este jueves en el sureste mexicano, afectando territorios en Chiapas y Oaxaca principalmente, y que se sintió en toda esa región, además de zonas del centro del país, incluida la Ciudad de México. El epicentro del sismo se ha localizado a una profundidad de 33 kilómetros y a 119 kilómetros de Tres Picos.

Se declaró alerta de tsunami para México, Guatemala, El Salvador, Costa Rica, Nicaragua, Panamá, Honduras y Ecuador, informa el Centro de Alerta de Tsunamis del Pacífico (PTWC, por sus siglas en inglés). Este mismo centro pronostica “posibles olas extensas y peligrosas de tsunami”, informa Sky News. El Centro de Alerta contra los Tsunamis del Pacífico anuncia que olas de tsunami de más de 3 metros podrían sacudir la costa de México.

El Presidente de México, Enrique Peña Nieto, advirtió que durante este viernes es altamente probable que se produzca una fuerte réplica del terremoto.

Oficialmente a cifra de muertos es de 14 hasta las primeras horas de la mañana.

El Gobierno mexicano ha convocado una reunión de emergencia con el fin de monitorear, evaluar y tomar acciones tras el sismo, según informó en su cuenta de Twitter el presidente de México, Enrique Peña Nieto.

El sismo se ha sentido en la capital mexicana, donde se produjeron cortes de electricidad en algunos barrios. La gente salió corriendo a las calles cuando empezó el temblor, según una fuente de la agencia Reuters.

El fuerte sismo vino seguido por al menos dos replicas de magnitud 6,1 y 5,8 en el sureste de Salina Cruz (Oaxaca).

El terremoto ha sacudido a México y Guatemala y se dejó sentir en otros países de América Latina.

Durante el temblor se ha registrado un fenómeno aéreo inusual denominado luces de terremoto. Esta luminosidad, que se asemeja a la aurora boreal, aparece en las inmediataciones del lugar donde se registra la actividad tectónica.

Según testigos, el temblor causó daños en el Aeropuerto Internacional Benito Juárez de la Ciudad de México, que presenta una fisura en el suelo, según puede apreciarse en uno de los videos.

“La gente salió corriendo de sus hogares”, “No hay electricidad”, “estuvo fuerte” o “Fortísimo”, fueron algunos de los primeros comentarios que compartieron los testigos del sismo, que se prolongó durante aproximadamente un minuto.

“La gente se lo toma con calma. Creo que la tradición sísmica de CDMX ayuda a que las personas actúen con normalidad. Yo, que nunca he vivido un sismo, recibí instrucciones de mi vecino mexicano. Este sismo fue ondulatorio, menos mal que no fue trepidatorio (que es el más peligroso)”, cuenta la periodista Nazareth Balbás. 

Fueron suspendidas las clases en al menos seis regiones de todo el país, según reportó Televisa. La televisora mostró imágenes de destrucción en el sureste y los albergues habilitados para damnificados y evacuados.

Oficialmente se indicó que unas 50 millones de personas sintieron el sismo de gran magnitud.

Por cierto, las zonas indígenas y campesinas controladas por la guerrilla zapatista fueron de las más golpeadas por el terremoto, donde las organizaciones sociales y autónomas ya tomaban medidas.