El diputado Hugo Gutiérrez  se refirió al sobreseimiento de Piñera por el caso Exalmar y la declaración de inadmisibilidad de su apelación contra el millonario.

Igor Mora. Periodista. La segunda Sala Penal de la Corte Suprema declaró inadmisible el recurso de queja presentado por la defensa del diputado del Partido Comunista (PC), Hugo Gutiérrez, que buscaba dejar sin efecto el sobreseimiento de Sebastián Piñera en el caso Exalmar.

El parlamentario lamentó la decisión del máximo tribunal, pues asegura hay evidencia de que se dejó sin investigar una serie de antecedentes, que simplemente fueron desestimados sin mayor fundamento.

Sostuvo que “se pidió la entrega de los correos electrónicos pero eso nunca ocurrió. La investigación siempre fue deficiente e insistiremos en la necesidad de investigar.  Lamentablemente este sobreseimiento definitivo deja las puertas bastante cerradas pero estoy seguro de que la historia me dará la razón en el sentido de que Piñera tenía total conocimiento del negocio que estaba realizando Bancard a través de los paraísos fiscales en la compra de esta empresa peruana”.

“No creo que pase mucho tiempo para confirmar lo que yo estaba aseverando era la verdad”, agregó.

El diputado desestimó las acusaciones de la derecha y del comando electoral del candidato de Chile Vamos, quienes han sostenido la supuesta utilización de los tribunales con fines electorales.

Afirmó que “lo que ando persiguiendo es la corrupción, por lo tanto donde esté y donde se encuentre y quien sea quien la ejecute, voy a perseguirlo penalmente y políticamente. Creo que los grandes problemas que tiene esta democracia es que tiene los pies de barro, porque está cimentada sobre campañas ilegales, sobre políticos corruptos que han vendido sus votos al empresariado”.

“El poder político ha estado sometido al poder económico y eso se hace abusivo e intolerable por parte de la gente”, dijo el legislador comunista.

En cuanto al pago de las costas establecidas por los tribunales, el diputado Hugo Gutiérrez señaló que “tendré que someterme al imperio del derecho como se someten todos, ahí veré cómo hago efectiva mi responsabilidad pecuniaria, pero insisto en que lo último que faltaba acá era privatizar la verdad y si hay que pagar por decir la verdad, pagaré”.