Como mejores espadachines que los que aparecen en pantalla, los productores de los espacios políticos de cada domingo en la televisión criolla siguen haciendo gala de parcialidad.

José Luis Córdova

Como mejores espadachines que los que aparecen en pantalla, los productores de los espacios políticos de cada domingo en la televisión criolla siguen haciendo gala de parcialidad, binominalismo -o como se llame- la exclusión deliberada o la sobre exposición planificada de ciertos sectores de opinión. Pero Alejandro Guillier está “entrando por los palos”, en jerga hípica.

De otra manera no se explica que los cuatro programas de debates (por ejemplo) del pasado 20 de agosto estuvieran exclusivamente dedicados a la “crisis” del autodenominado “frente amplio”, es decir una sorda disputa de poderes en el interior de una coalición donde pretenden convivir 13 partidos, movimientos, sensibilidades o “lotes” como ahora suelen llamarse.

Ya estamos relativamente acostumbrados en “Estado Nacional” (TVN Domingos a las 10 horas), con la conducción de la periodista Andrea Aristegui, a la aguda incontinencia verbal de Francisco Vidal, las opiniones atrabiliarias de Gonzalo Miller, las intelectualizadas intervenciones de Eduardo Saffirio, así como el servilismo piñerista de Cecilia Pérez. En todo caso, el candidato presidencial Alejandro Guillier logró superarlos y entregar interesantes tópicos de su programa pese a la tendencia a llevarlo a al chimuchina política estéril. Punto para él.

“En Buen Chileno”  (Canal 13, domingos a las 10 horas) Iván Valenzuela no logra conducir y se convierte en un televidente más mientras la periodista Pilar Molina lanzaba dardos tan envenenados como insulsos, antes de anunciar que terminaba su participación en el espacio. Sergio Melnik se ufana de su conservadurismo y mirada empresarial para todo en la vida, mientras que Mariana Aylwin se aleja cada vez más de posiciones progresistas y democráticas y Pato Fernández hace duros esfuerzos por contrarrestar el ambiente hostil de todos.

Sabemos que “Tolerancia Cero” (CHV, CNN, domingos 22.30 horas) es la intolerancia hecha programa de televisión con un dubitativo ex concertacionista, como Fernando Paulsen, con el insólito desparpajo de Fernando Villegas;  la periodista Mónica Rincón, atacada de antigobiernismo, Daniel Matamala, como diría Víctor Jara “ni chicha ni limoná” y Catalina Parot desde las posiciones más reaccionarias.

En Mejor Hablar (TVN, domingos 22.30 horas) la actuación de sus conductores, los periodistas Consuelo Saavedra y Matías del Río depende exclusivamente de sus invitados. El presidenciable de la UPA, Eduardo Artés cumplió un buen cometido desde sus posiciones.