Bruno Sommer, fundador de El Ciudadano, participó en el foro “Déficits y Desafíos de la Prensa”, que se organizó para celebrar los 77 años de El Siglo.

Equipo ES. Santiago. Los 77 años del semanario El Siglo –que se cumplieron este jueves 31 de agosto- fue la instancia para debatir acerca de los “Déficits y Desafíos de la Prensa”, foro en el que participaron María Olivia Monckeberg, Premio Nacional de Periodismo; Bruno Sommer, fundador de El Ciudadano; Gloria de la Fuente, directora ejecutiva de Chile 21 y Hugo Guzmán, director de El Siglo.

Bruno Sommer junto con relevar el rol que cumplió Luis Emilio Recabarren, fundador del semanario, en la prensa chilena puso el acento en que uno de los claros déficits en el país se relaciona con “la concentración de los medios”. Se suele hablar del duopolio –añadió- pero en regiones este “es un monopolio” de El Mercurio, con más de 30 publicaciones.

“Este monopolio hace que las noticias en las radios se transformen en un portador de las ideas de la ‘casa de Edwrad’s; muchas de estas no cuentan con los equipos para dar cobertura a los hechos que ocurren en las regiones” convirtiéndose en transmisores  de lo que plantea la prensa mercurial.

De ahí entonces el desafío –apuntó- es impulsar medios de comunicación a nivel regional y comunal. La fuerza de El Mercurio, sostuvo,  radica precisamente en “esta prensa regional, porque es ahí donde no tiene competencia y acapara el avisaje estatal”.

A esto se suma –indicó- que se ha producido también un monopolio en la distribución de los medios. La pública fue cerrada por Sebastián Piñera, candidato de Chile Vamos, en su pasada administración. “El Estado tenía su propia distribución (…) esta murió cuando se quita el Diario Oficial que le daba financiamiento a La Nación. Cuando muere el diario, muere la distribuidora y nos quedamos solamente  con Meta, que es la distribuidora de Copesa y la distribuidora de El Mercurio”.

Sommer planteó que los medios que no forman parte de este duopolio –menciona a El Siglo, El Ciudadano, Punto Final, Clarín- deberían unirse y coordinarse no sólo para compartir contenidos sino que también para tejer una sinergia en el ámbito económico y en el momento de salir a buscar avisaje, para exigir una distribución diversa del avisaje estatal.

Periodismo analítico, de soluciones

Otro de los desafíos, a juicio del periodista de El Ciudadano, es avanzar en un periodismo analítico, que entregue soluciones  ante los problemas,  y que en ello juegan un rol importante las escuelas de periodismo.

“Yo creo que el periodismo no sólo es entregar contenidos a la población (…)  hablo de hacer un periodismo de soluciones, positivo, donde, transcendiendo al análisis de los hechos, se les pueda presentar a la población salidas y soluciones (…) El periodismo tiene que buscar la veracidad, la justicia, la transformación social (…)”.

Desafíos con la libertad de expresión

El fundador de El Ciudadano puso de relieve la necesidad de que se termine en Chile la vulneración de la libertad de expresión. Puso como ejemplo lo que ocurre con las radios comunitarias que son perseguidas constantemente.

“A los periodistas también se nos persigue. En Chile todavía existe el delito por injurias que ha sido eliminado en distintos países como Argentina, Uruguay, Jamaica; se pone por sobre el derecho a la libertad de expresión el derecho a la honra de la persona”, sostuvo.

Recordó que él fue condenado a cinco años y un día, lo que finalmente se transformó en pena remitida, tras ser declarado culpable del delito de injurias graves contra el ex diputado magallánico Miodrag Marinovic.