Fue la consigna que movió a centenares de estudiantes a marchar por la Alameda. Desde la Cones acusaron fuerte represión policial.

Agencias de Noticias. Santiago. “Hoy nos manifestamos en todo Chile para decir: ¡La desmunicipalización no se pacta con los dueños de Chile!”, aseguró en Twitter la Coordinadora Nacional de Estudiantes Secundarios (Cones), quienes junto con la Confederación de Estudiantes de Chile (Confech), convocaron la manifestación que se llevó a cabo desde las 11 de la mañana, desde Plaza Italia hasta la Alameda con Echaurrren,  para demostrar el rechazo a la negociación del proyecto de ley para una Nueva Educación Pública.

La vocera nacional de la Cones, Francisca Flores, dijo que la manifestación es en contra del pacto que estaría fraguando el Gobierno con la oposición. Señaló que “a los estudiantes se les ha minimizado, se les ha callado la voz y el Ministerio (de Educación) ha mostrado cero voluntad política para escuchar las demandas del movimiento estudiantil secundario”.

“No se puede estar pactando con las mismas personas que optaron por tener un sistema municipalizado hace más de 30 años y por los que han decidido permanecer en la precariedad que está cayendo la educación pública”, agregó la dirigenta.

En tanto, Sandra Beltrami, presidenta de la Federación de Alumnos de la Universidad Arcis y vocera de la Confech, explicó que “el hecho de que la educación pública escolar se encuentre en abandono es exclusivamente por la municipalización lo que produce son las diferencias entre los colegios municipales, sus diferencias presupuestarias y que decaiga la calidad en la educación que se les está otorgando”.

A lo largo de la movilización se registraron algunos incidentes con Carabineros que se habrían producido porque se dividió la convocatoria. El coronel Sergio Carrasco, explicó que “había dos grupos, una marcha autorizada de la Cones, apoyados por la Confech, y otra marcha de estudiantes de distintos liceos que venía por Santa Rosa”.

Desde la Cones acusaron que hubo un excesivo uso de la fuerza por parte de los uniformados.