Chile deja de estar al lado de países como El Salvador y Nicaragua donde se penaliza cualquier causal para interrumpir un embarazo.

Hugo Guzmán

Periodista

1.- Seguramente en oficinas de Naciones Unidas y otras entidades internacionales, tomarán nota en estos días de que Chile dejó de estar en la oscurantista lista de seis naciones donde está penalizado todo tipo de interrupción del embarazo. El número pasa ahora de seis a cinco.

2.- Chile deja de estar al lado de países como El Salvador y Nicaragua donde se penaliza cualquier causal para interrumpir un embarazo. Paradójicamente, ambas naciones hace años gobernadas por fuerzas de izquierda que, en su momento, fueron movimientos insurgentes. Es más, en el caso nicaragüense, fue el Gobierno de Daniel Ortega el que promovió declarar ilegal el aborto en cualquier caso.

3.- En estas horas no ocurrió el triunfo de una religión o de una postura política. Se logró la consagración de una situación civilizatoria, es decir, se elevó el estándar de la legislación para que se pudiese materializar un derecho de la mujer. Se avanzó en una política pública que responde a una realidad social y humana (no olvidar que en Chile se realizan, cuando menos, unos 15 mil abortos al año).

4.- No es menor que el Tribunal Constitucional finalmente sostuviera la constitucionalidad de la ley, es decir, que no transgrede la Constitución, sobre todo por el corte autoritario de esa entidad. De paso, se demostró el cuidado del Ejecutivo y el Parlamento en la confección de esta ley.

5.- En estas horas debiera estar latente la encomiable, persistente, inteligente y coherente batalla de miles de chilenas por tener derecho a optar en situaciones sensibles y dramáticas, batallas que se dieron en las calles, en centros de estudio, en el Parlamento, en las universidades, en el seno familiar. La iniciativa contenida en el programa de Michelle Bachelet y aprobada por mayoría democrática en el Parlamento, permitieron este paso.

6.- También en estas horas valdría la pena traer a colación que este proyecto de interrupción voluntaria del embarazo no es la única iniciativa a favor de las mujeres en estos años. Se creó por primera vez en la historia del país el Ministerio de la Mujer y la Equidad de Género, se logró la ley de cuotas en las candidaturas políticas, se planteó toda una estrategia para avanzar en “una vida libre de violencia” que afecta a las mujeres, aumentaron las Casas de Acogida para mujeres y sus hijos víctimas de violencia, se plantearon iniciativas para terminar con el desequilibrio salarial y mejorar el nivel de oportunidades laborales. Eso no es mera propaganda oficialista, son hechos constatables que indican mejor calidad de vida para el sexo femenino, el ayoritario del país. Todo indica que en estas horas avanzan derechos de la mujer.