Los enredos, favoritismos y operaciones del magnate en torno de minera Dominga. Respaldo de decisión de comité de ministros.

Manuel Torres. Periodista. “El ex presidente Sebastián Piñera es un caradura. Es increíble que después que su gobierno, él mismo fue propietario de minera Dominga, después se la vendió a su compadre del alma, su amigo, a la familia Délano, más encima en ese mismo periodo en que se la vende, baja Barrancones para favorecer este proyecto minero. Más encima su gobierno se ve involucrado en casos de corrupción por favorecer a minera Dominga, como es el caso del ex subsecretario de Minería Pablo Wagner. Y más encima Piñera hoy se da el lujo de cuestionar, de criticar al comité intersectorial de ministros que decidió no apoyar este proyecto”, declaró el diputado Daniel Núñez (Partido Comunista).

A juicio del parlamentario, “el gobierno de Piñera fue un gobierno absolutamente servil al poder económico involucrado en escándalos de corrupción brutales. Y lo que ha hecho hoy día el gobierno de la Presidenta Bachelet y particularmente el comité de ministros al rechazar este proyecto minero (Dominga) fue un acto de soberanía del mundo político, un acto de soberanía de la democracia que demostró que en Chile hay una institucionalidad que se cumple en materia medioambiental y que el poder del dinero no está por sobre la protección del medio ambiente”.

El diputado Núñez manifestó todo su respaldo al Ministro de Medio Ambiente, Marcelo Mena. “Queremos dar nuestro respaldo al ministro, a todos los ministros que participaron en este comité y decir que estamos con ellos, que Chile los apoya, porque la defensa de nuestros recursos marinos, de nuestro patrimonio ambiental es muy importante “, recalcó.

En esta misma línea se manifestó la senadora del PPD, Adriana Muñoz. “Quiero expresar mi satisfacción por la decisión del Consejo de Ministro ya que viene a resguardar esta reserva natural que tiene un enorme valor medioambiental y turístico, donde existen especies únicas que podrán haberse visto gravemente afectadas por este proyecto”, subrayó la senadora por Coquimbo.

Muñoz agregó que “aprovecho a reconocer la labor técnica de los servicios públicos y de la Comisión Evaluadora Regional, presidida por el Intendente, Claudio Ibáñez, que había expresado su rechazo a este proyecto, en atención a que los antecedentes no habían descartado en forma suficiente los efectos negativos del proyecto en el entorno”.

La legisladora lamentó las opiniones destempladas de algunos personeros y recalcó que “no es justo sostener que la institucionalidad está en riesgo cuando un proyecto se rechaza y que, en cambio funciona cada vez que a estos se aprueban. Hay que atenerse a las consecuencias”.