“Hoy día han ganado las mujeres, ha ganado la democracia y ha ganado Chile”, dijo la Presidenta Bachelet.

Daniela Pizarro Amaya. Periodista. Por seis votos contra cuatro el Tribunal Constitucional (TC) resolvió que el proyecto de interrupción del embarazo en tres causales: peligro de vida para la mujer, violación e inviabilidad fetal, es constitucional, rechazando así los dos requerimientos que presentaron antes la instancia senadores y un grupo de diputados del conglomerado derechista Chile Vamos, que pretendían echar por la borda o cercenar algunas de las causales de la iniciativa de ley.

A través de un comunicado de prensa el TC señaló que “respecto de las tres causales, ha acordado (el Tribunal) el rechazo de los dos requerimientos por 6 votos (ministros señores Carmona, García, Hernández, señora Brahm y señores Pozo y Vásquez) contra 4 (señora Peña y señores Aróstica, Peña y Letelier)”.

“En cuanto al estatuto de la objeción de conciencia se acogió por 8 votos contra 2”, agregó el Tribunal en una escueta declaración.

Los argumentos de las votaciones de los ministros serán entregados con detalle el próximo lunes 28 de agosto.

Tras conocer la información la Presidenta Michelle Bachelet afirmó que “hoy día han ganado las mujeres, ha ganado la democracia y ha ganado Chile” y recalcó desde La Moneda que “podemos decir con orgullo que hemos cumplido un compromiso fundamental que asumimos con las mujeres de nuestro país”.

“Hoy día habrá mujeres que puede no gustarle este acuerdo, esas mujeres tienen sus derechos asegurados de siempre, con esto estamos también asegurando derechos a otras mujeres que se veían enfrentadas otras situaciones que podían tomar determinadas decisiones y ser castigadas incluso con la cárcel”, destacó la jefa de Estado.

La gobernante, además, indicó que “con esto creo que se amplían los derechos, porque quienes consideran que no quieren usar esta ley, tienen su legítima posibilidad y la ley las ampara, pero quienes creen que esta ley les puede ser muy útil van a ver ampliados sus derechos”.

Bachelet apuntó que “despenalizar la interrupción del embarazo por estas tres causales es una base de protección y dignidad para cada una de nuestras compatriotas y lo que ha ganado es la tolerancia, la humanización de nuestras leyes y entender que no todas las mujeres son iguales, ni en términos de sus convicciones ni en términos de sus posibilidades reales, sean personales, familiares o emocionales para enfrentar situaciones de este tipo y en ese sentido reconoce también la libertad a decidir”.

En la misma línea, la ministra de la Mujer y la Equidad de Género, Claudia Pascual, aseveró que “hoy día las mujeres, las niñas, las adolescentes de nuestro país, están viendo que vamos a tener una respuesta integral para poder respetarlas en su diversidad frente a las distintas circunstancias que las aquejan, en estas tres causales en concreto, y en particular, de acuerdo a sus propias convicciones”.

Cuando agosto era 21

Miles de personas se agolparon en las afueras del TC, colapsando la calle huérfanos entre Teatinos y Morandé a la espera del fallo que fijaría el futuro de la iniciativa. Al lado izquierdo estaban los “pro vida” aquellos que rezaron, prendieron velas y gritaron fervientes consignas religiosas, mientras al costado derecho se agruparon unas mil quinientas personas, entre activistas, mujeres, parlamentarios y ciudadanos comunes que cantaron, gritaron, celebraron y se emocionaron cuando se escuchó que la respuesta del TC era favorable a las mujeres.

Mujeres de todas las edades lloraron y se abrazaron incesantemente, se agradecían unas a otras por la lucha que dieron durante años, gritaron más fuerte que nunca “Nosotras parimos, nosotras decidimos”.

Entre los abrazos y gritos asomó la voz de Rolando Jiménez, el histórico presidente del el Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (Movilh), quien propuso marchar hasta La Moneda para agradecer a la Presidenta Michelle Bachelet “por atreverse a presentar, respaldar y defender hasta el final el proyecto de interrupción del embarazo en tres causales”.

La manifestación no se hizo esperar y desplegados los lienzos y las banderas flameantes se enrumbó hacia el Palacio de Gobierno, aunque al poco andar carabineros hizo lo suyo y no dejó pasar la columna, sin embargo asesores, periodistas y parlamentarios explicaron a los uniformados que la caminata sería breve y pacífica.

Ya en la Plaza de la Constitución aparecieron las botellas de champagne, se cantó el Himno
Nacional mirando hacia La Moneda, como una forma de dar las gracias a la mandataria por presentar dicho proyecto.

Muchos estudiantes de enseñanza media, entre hombres y mujeres, se sumaron a la fiesta, aprovecharon de sacarse fotos con los parlamentarios, cantaron y rieron, pero también escucharon con atención las intervenciones de Claudia Dides, presidenta de Miles Chile, la ONG que ayudó a levantar la demanda y a promover el proyecto de interrupción del embarazo. La dirigente visiblemente emocionada agradeció una a una a las organizaciones y al Ejecutivo por hacer realidad el avance.

La diputada del Partido Comunista (PC), Karol Cariola, también tomó el megáfono y alzó la voz para celebrar el triunfo de “más de 25 años de las organizaciones sociales” y también para llamar a terminar con el TC, porque “está claro que en estas condiciones no puede seguir”, aseveró.

“Hoy día tenemos un proyecto aprobado con las tres causales intactas, este es un paso más en la lucha y en la conquista histórica por la equidad de género, porque una democracia no se puede construir si una persona vale menos para el Estado”, sentenció.