Ministra Claudia Pascual valoró vigencia de ley de aborto por tres causales y envió mensaje a quienes se oponen. Adelantó que norma regirá a fines de año.

Equipo ES. Santiago. En un encuentro con la prensa, Claudia Pascual, ministra de la Mujer y la Equidad de Género, abordó puntos centrales de la ley de interrupción voluntaria del embarazo por tres causales y enfatizó que “había que ampliar las alternativas que se encontraban en nuestro país para las niñas, las adolescentes y las mujeres”.

A menos de 24 horas que el Tribunal Constitucional diera luz verde a la iniciativa, desestimando requerimientos de senadores y diputados de la derecha para echar abajo la ley, Claudia Pascual tuvo un encuentro con la prensa y aseveró que ahora se respetan y se garantizan derechos de las mujeres que opten o no por interrumpir el embarazo en caso de peligro de vida para la mujer, violación o inviabilidad del feto.

Indicó que “debemos garantizar las prestaciones de salud” a partir de esta normativa, la cual “creemos que puede ser del orden de fin de año más o menos” cuando entre en vigencia.

El diálogo con los periodistas fue el siguiente:

Ha sido un día histórico, se avanza en más democracia, se avanza en garantizar y ampliar derechos de niñas, adolescentes y mujeres que hasta este momento no habían encontrado una política pública, una sociedad, un Estado que las pudiera acoger de manera integral. Cuando estamos frente a tres circunstancias tan complejas, pero tan concretas y tan difíciles de poder resolver, como es que el propio embarazo que ha sido buscado te produzca riesgo de vida, como es tener inviabilidad fetal letal, o cuando no se ha querido estar embarazada y se ha sido víctima de una violencia sexual, de una violación.

Por lo tanto, nos parece importante haber avanzado en este ámbito. Sabemos que estas son opiniones complejas y difíciles, que son opiniones distintas también las que tienen los chilenos y las chilenas frente a este tema, pero estamos con la plena convicción, tal cual como el primer día que empezamos a tramitar este proyecto, de que había que ampliar las alternativas que se encontraban en nuestro país para las niñas, las adolescentes y las mujeres.

¿Qué significa para el proyecto que se haya impugnado la objeción de conciencia en el Tribunal Constitucional?

Nosotros queremos esperar ver el fallo en su totalidad, ver las argumentaciones y la redacción final de cómo se acoge precisamente el estatuto de objeción de conciencia, para no especular. Porque podría haber varias fórmulas que no sabemos, por eso queremos esperarlo. Lo que sí podemos decir con mucha convicción es que el Gobierno va a seguir trabajando, porque independiente de lo que se plantee, debemos garantizar las prestaciones de salud, porque creemos que debemos hacerlo convivir con esa atención integral que pueda acoger a las niñas, adolescentes y mujeres.

¿Cuándo entraría en vigencia la ley?

La propia tramitación del proyecto que se hizo en el Parlamento tiene un Artículo Transitorio que da un plazo máximo de 90 días una vez que sea promulgada la ley para que entre en vigencia, en ese sentido, creemos que puede ser del orden de fin de año más o menos.

¿Cómo se va a financiar la interrupción del embarazo?

En el proyecto de ley se incluyó un informe financiero que se discutió en el Congreso y cuenta con recursos. Una vez que la ley sea promulgada será también parte de los recursos que tienen que estar garantizados. Se planteó siempre que fuera con recursos del Ministerio de Salud y si esos no están se puede utilizar parte del tesoro público, que es parte de la potestad que tiene la ley de presupuesto.

¿Cuál será el rol que jugará el Ministerio de la Mujer en este ámbito?

Vamos a seguir ampliando y debatiendo cómo poder seguir haciendo educación sexual para nuestros niños, niñas y adolescentes. Poder seguir conversando de estas temáticas con las mujeres, tal cual lo hace el programa Buen Vivir de la Sexualidad y la Reproducción del Ministerio de la Mujer y Equidad de Género. Vamos a seguir trabajando con el Ministerio de Salud en relación a poder seguir fortaleciendo el programa de acompañamiento que también contempla este proyecto de ley.

¿Qué le puede decir a aquellas personas que están en contra de esta nueva norma?

Este proyecto lo que hace es abrir alternativas y no imponer posiciones. Todas aquellas personas, mujeres y hombres de nuestro país que creen que estando en estas tres circunstancias por ningún motivo interrumpirían su embarazo, tienen absolutamente garantizado no solo del derecho sino que el respeto a su opinión, a su posición y a su decisión, situación que hasta el día de hoy, sin esta ley, era absolutamente garantizado. Lo que hemos hecho con esta ley es abrir alternativas para aquellas personas que estando en estas tres circunstancias eventualmente decidieran interrumpir voluntariamente (el embarazo) y que hoy día no tenían ninguna alternativa, ninguna acogida y ninguna política pública. En ese sentido, nuestro mensaje es de respeto mutuo, de respeto a las posiciones distintas y de que esta ley no va a imponer a ninguna persona que quiera mantener su embarazo, el que sea interrumpido.