Diputado Teillier y dirigentes del magisterio destacan la lucha por ese objetivo y los actuales beneficios concretos para los profesores.

Natacha Figueroa. Periodista. El martes 25 de julio, conforme a la Carrera Docente aprobada, el Ministerio de Educación transfirió los recursos a los 345 sostenedores del sector municipal para que estos aumentaran en un 30% promedio los sueldos de los cerca de 100 mil profesores que hacen clases en los colegios públicos.

La Carrera Docente (Ley 20.903), que crea el Sistema de Desarrollo Profesional Docente y modifica algunas normas como la Formación Docente Inicial, Jornada Laboral, Proceso de Acompañamiento Profesional local, Sistema de Apoyo Formativo a Docentes, Sistema de Reconocimiento y Promoción del Desarrollo Profesional y el Sistema de Remuneraciones, fue producto de un largo debate y trabajo legislativo en el cual el Colegio de Profesores tuvo un rol de importancia.  

El diputado y presidente del Partido Comunista, Guillermo Teillier, quien es profesor de Castellano, remarcó que esta normativa es un gran avance para dar solución a los problemas del sector.

En relación a los trabajadores de la educación que han quedado al margen de esta ley señaló que “no sé cómo se soluciona eso administrativamente, pero desde luego tiene que haber una solución, evidentemente la aprobación de esta ley se debió a la lucha del magisterio por una parte pero, por otra, por la negociación entre el Ministerio, el Parlamento, el Gobierno y los trabajadores de la educación”.

Añadió que, sin embargo, “hubo una cantidad de trabajadores que no creyeron en esta reforma, que decían que no era verdad, que mantenían los cánones de la educación que se había formulado bajo la dictadura y en realidad no es así. Me alegro que se hayan dado cuenta que esto es un gran avance y hay que hacer todos los esfuerzos por reincorporarlos”.

Teillier recordó que muchos dirigentes fueron amedrentados por el hecho de ser partícipes de las conversaciones con el Ejecutivo y Legislativo. “Esto habla muy bien de los dirigentes que en algún momento en el Colegio (de Profesores) sufrieron hasta persecuciones y acoso, se trató de desprestigiarlos porque eran personas que al mismo tiempo que luchaban, estaban negociando con el Gobierno y Parlamento, pero de esa forma lograron que se aprobara el proyecto de Carrera Docente. A ellos hay que saludarlos por esta gran victoria”, declaró.

El timonel del PC se refirió también a cómo se desarrolló el trabajo legislativo en el Congreso, el rol que jugó la bancada de su partido y la postura de la derecha con respecto a este nuevo Sistema Nacional de Desarrollo Profesional Docente.

“Yo creo que la bancada trabajó muchísimo -sostuvo- por destrabar las diferencias que había entre los profesores y el ministerio, nunca se pudo instalar una mesa de negociación entre el Ministerio y el directorio del Colegio de Profesores. Sin embargo, a través de la bancada y aprovechando que la presidenta de la Comisión de Educación era la diputada Camila Vallejo, con ella trabajamos y en la práctica instalamos una mesa de negociación acá en la Cámara de Diputados en la que participó el Colegio, el Ministerio de Educación y los diputados de la Comisión; eso fue lo que logró finalmente poner de acuerdo a todas las partes en un proyecto el cual fue después votado y aprobado”, enfatizó.

Al ser consultado acerca de cómo se comportaron los parlamentarios de derecha, comentó que “la derecha trató de desprestigiar el proyecto, a mí me da la impresión que finalmente terminaron votando a favor porque se dieron cuenta que iban contra la corriente, pero en todo este tipo de reformas la derecha siempre ha puesto trabas”.

Abundó: “Por ejemplo, en la gratuidad de la educación superior, ellos enviaron el proyecto al Tribunal Constitucional y recordemos que en primera instancia este rechazó o negó la posibilidad de que hubiera gratuidad en el país. Afortunadamente, eso se arregló mediante una ley corta, pero como en todos los casos, la derecha trató de obstruir el camino hacia la Carrera Docente y, finalmente, ellos mismos tuvieron que rendirse a la evidencia de que esto era un gran paso adelante, sobre todo para los profesores y los niños que van a recibir desde luego el producto de este desarrollo”, señaló.

El diputado y también docente agregó que esta ley es parte constitutiva de la Reforma Educacional chilena, “algo histórico que dignifica a los profesores y profesoras del país”.

“Lo principal fue poder articular nuestra demanda”

Luciana Cortés, ex presidenta del Comunal Pedro Aguirre Cerda del Colegio de Profesores y docente de matemática en una Escuela Municipal Básica del sector, se refirió también al trabajo político que sostuvieron los profesores para lograr que esta ley se concretara.

“Lo principal fue poder articular nuestra demanda y cómo eso se llevaba al Parlamento, de la conformación de lo que fue la mesa tripartita y todo lo que fue nuestra movilización”, añadió.

Cortés explicó que en un comienzo pensaban que era un proyecto muy carente por lo que se movilizaron durante 57 días, parte de ellos en la calle. “Hubo mucho trabajo paralelo con respecto al tema de las autoridades políticas, a los diputados, en el Senado y eso también ayudó a que justamente se instalaran nuestras demandas en el debate del parlamento”.

Además, la docente agregó que realizaron una serie de actividades para educar y formar a los trabajadores: “Hicimos seminarios, charlas, escuelas por escuelas, encuentros comunales; justamente para ir contando cómo iba avanzando el proyecto en el parlamento”, comentó.

El presidente del Colegio de Profesores, Mario Aguilar, expuso su oposición a la Carrera Docente y declaró que “no todo es plata” refiriéndose a la subida de sueldos de sus colegas. Luciana Cortés se refirió a la postura que dejó siete mil profesores fuera del sistema producto de esta orientación disidente. “Me parecen unas declaraciones muy malas, porque nosotros los docentes no hacemos un apostolado, ni somos el Hogar de Cristo quienes vamos como a ‘evangelizar’ sin ningún recurso. Nosotros cumplimos una labor docente y es un trabajo, somos asalariados y desempeñamos una función laboral y por eso queremos ser remunerados”, apuntó.

Sostuvo que “hoy se hace justicia de lo que hemos dicho siempre: el mal pago que tienen los docentes de una labor súper esforzada y que hoy día tengamos un presidente del Colegio de Profesores que desvalorice todo lo que hemos luchado de años (…) de nuestros antepasados que han luchado siempre por tener una Carrera Docente que valorice nuestra labor, nuestro trabajo. Claro para él es insignificante, porque cuando un dirigente nacional lleva años y años, décadas siendo dirigente nacional; no ha trabajado y, por lo tanto, recibe un sueldo de más de 2 millones de pesos mensuales. Sin duda, que aumentar en un 30% el sueldo para él no significa nada, pero sí para quienes estamos a diario en las aulas  y recibíamos un salario muy bajo: con 30 horas de aula y recibiendo 300 mil pesos (en el caso de los docentes que vienen recién ingresando al sistema municipal). Hoy vernos beneficiados en las liquidaciones de sueldo y que aparezcan 250 mil ó 300 mil pesos más, es un tremendo avance. Entonces no se condice su declaración con lo que ha sido la lucha del Magisterio durante años.

Resuelve derechos básicos

Raúl Armijo, dirigente del comunal sur del Colegio y profesor de artes visuales del establecimiento Betsabé Hormazabal de Alarcón, en San Miguel, agregó que si bien no todo es plata, los sueldos de los profesores en Chile siempre han sido los más bajos con respecto a otras profesiones, por lo que no se puede desconocer que el aumento en los salarios era esperado por todos los docentes.

“Él tiene razón en que no todo es plata, pero las remuneraciones del profesorado han sido históricamente bajas, yo lo he comentado con docentes que han recibido el aumento y es singular el incremento que reciben los trabajadores de la educación, al menos los educadores, que es de 200 mil y 300 mil pesos. Yo dificulto que haya otros trabajadores que reciban otro aumento similar. Es importante mejorar las remuneraciones”, subrayó.

La nueva ley aumentó en julio un 30% los  sueldos de los docentes de colegios municipales, así como también irán paulatinamente integrándose los colegios con cualquier grado de subvención estatal. Además aumentarán las horas no lectivas en lo inmediato al 30%, para llegar en 2019 al 35%.

Según Armijo, esta Carrera Docente no responde a todo lo que esperan solucionar, pero sí se hace cargo sustancialmente de algunos derechos básicos por los que lucharon por tanto tiempo.

“Yo creo que hay que darle una vuelta más, que se deben  hacer cambios mucho más profundos. Esto es parte de lo que hay que avanzar, sí va a favorecer a una calidad de enseñanza, sí se aumenta la exigencia en la escuela, no sólo al profesor o al estudiante que quiera estudiar pedagogía   sino que a la escuela formadora también. Ellos no pueden colocar el problema en el estudiante cuando son quienes forman, las escuelas formadoras también deben mejorar su calidad de enseñanza. Creo que no es todo lo que esperamos que se resuelva, pero es un avance sustantivo, ahora tenemos un piso para seguir luchando por las mejoras tanto salariales al profesorado como también la calidad de nuestro trabajo y mejorar la calidad de nuestra educación que le entregamos a nuestros estudiantes”, completó.