Cuestionó el “pauteo editorial” de unos pocos medios. Abogó por cambios de fondo en materia de medios de comunicación.

Hugo Guzmán. Periodista. Alejandro Guillier expuso definiciones precisas respecto a la labor de los periodistas (sobre todo los que cubren política), a la necesidad de cambios profundos en las comunicaciones en el país, cuestionó las características del Tribunal Constitucional (TC) y habló de su campaña, la que consideró la más pobre de todas las que se hayan realizado en el periodo posdictadura.

Entre constatación de episodios decidores vividos con periodistas y la prensa y el análisis a fondo de materias de información, el candidato presidencial independiente respaldado por seis colectividades políticas de la Nueva Mayoría, abundó en el tema del periodismo y las comunicaciones en un encuentro con sus colegas en el piso 8 del edificio que alberga al Colegio de Periodistas y al Círculo de Periodistas. Paradójicamente, con la casi inexistencia de medios de comunicación, salvo los alternativos y contrahegemónicos, que cubrieran la actividad.

Después, en otro evento, Guillier expuso su opinión sobre el TC, en medio de la controversia por el papel que jugará ese organismo en cuanto al destino del proyecto de interrupción del embarazo por tres causales, ya aprobado mayoritariamente en el Parlamennto.

 

Episodios con la prensa

Alejandro Guillier no se quejó, más bien criticó la forma en que se está cubriendo su campaña. Ante sus colegas -él fue presidente del Colegio de Periodistas varios años- narró que se decía que “este señor no tiene ideas” que proponer y cuando salieron las bases programáticas, “nadie habló de eso, nadie las leyó y los medios no informaron de su contenido”. Contó que en una ocasión les preguntó a los periodistas que cubren su campaña si habían leído ese texto y la mayoría no lo había hecho. Ninguno había leído el libro sobre el candidato escrito por Raúl Sohr (una larga entrevista a Guiller), a pesar de que son reporteros que “cubren” al candidato presidencial. “Y eso que son periodistas de política”, remató el aspirante a La Moneda.

El actual senador que fuera conductor de noticieros televisivos y radiales, fue más allá y planteó que “hay un pauteo editorial enorme” a partir de uno o dos medios hegemónicos y dijo que a partir de lo que ellos dicen, otros medios se meten en el “seguimiento de tesis que se van instalando como una realidad” cuando solo son eso, tesis de unos medios.

Guillier explicó que le ocurrió seguido que luego de puntos de prensa o conferencias de prensa, se aprovechaban ciertas frases para esa instalación de tesis o de situaciones que no respondían a la realidad, y no se informaba respecto a sus propuestas, argumentos y planteamientos. Por ello, dijo, se decidió hacer puntos de prensa donde expresar el contenido de una actividad o idea, y terminarlos ahí y así evitar distorsiones.

 

Ideas en comunicaciones

En un marco más general y de fondo, Alejandro Guillier sostuvo la necesidad de avanzar en mayor pluralidad y diversidad en la información y las comunicaciones. Y se metió, precisamente, en el estado de las comunicaciones y acciones que se pueden o se tendrían que adoptar.

Mencionó algunas como sacar adelante una ley de medios, contar con un canal cultural con propósitos bien definidos, contar con un Defensor de las Audiencias, tener más recursos para los medios regionales y avanzar en un equilibrado uso del avisaje estatal, respaldar la existencia de medios públicos, sociales y privados y avanzar en una legislación para garantizar el derecho a la información, trabajar la “ley larga” de Televisión Nacional, entre otros asuntos.

Alejandro Guillier, en la actividad donde participó alrededor de un centenar de sus colegas, hizo referencia a un tema sensible para los periodistas: avanzar en la recuperación de la tuición ética del ejercicio profesional por parte del Colegio de Periodistas.

Además, habló de la necesidad de que los medios de comunicación difundan “las culturas y las artes”, en una mirada diversa y que dé cuenta de las realidades del país y de distintos sectores de la sociedad civil.

 

Constataciones en campaña

El candidato presidencial planteó que ante la profundidad de los cambios que la gente busca -incluida la gente de regiones que muchas veces es omitida- “las elites se han ido quedando atrás”.

Apuntó que en los recorridos que hace por el país y los encuentros con diversidad de grupos sociales, le queda claro que “la sociedad civil va más adelante que la llamada clase dirigente. La sociedad civil se presenta más demandante, más participativa” y es así que “la agenda social la hizo la sociedad civil, no los partidos políticos ni las elites. Fue la sociedad civil la que puso los temas que hoy están en el debate y en la agenda del país”. Puso como ejemplos los pueblos indígenas, las mujeres, los estudiantes, los medioambientalistas.

En esa línea, Alejandro Guillier sostuvo que un elemento central en su mirada y sus ejes de  propuestas, “es cambiar la vida cotidiana de la gente”. Hacerlo en salud, en educación, en seguridad, en las artes, en el deporte, en las redes. Indicó que ahí están los temas en que la gente quiere una mejor vida y planteó que eso se constata en los encuentros con clubes deportivos, centros culturales, clubes de Adulto Mayor, con profesores, con mujeres, con la gente de regiones. Apuntó que esto tiene que ver “con romper esquemas” en la forma de hacer política, de construir propuestas, donde la exigencia de participación de la sociedad civil es muy grande.

El senador y periodista anotó que esa especie de resistencia se da en los partidos políticos y ejemplificó. “Cuando se habla de ciudadanía, los partidos quieren estructura, cuando se habla de horizontalidad, los partidos quieren verticalidad”. Después de eso, enfatizó que esta “debe ser una campaña ciudadana”.

En el encuentro con periodistas, Alejandro Guillier contó que su campaña es de escasos recursos, de poco dinero. Ejemplificó un factor: “Los bancos nos bloquearon, hasta BancoEstado, nos bloquearon los préstamos y no tenemos un peso. Como esta es una candidatura independiente, los partidos no pueden pasar recursos, nosotros tenemos que conseguir los recursos. Esto se parece a la campaña de Salvador Allende, cuando los jóvenes hacíamos esfuerzos por conseguir dinero para comprar pintura para salir a pintar en las noches. Dependemos del voluntariado”. Y espetó: “Aquí no es como antes, que en las campañas se pagaba hasta la mínima minuta. Ahora todo hay que hacerlo gratis, voluntariamente”.

Guillier planteó que “con suerte llegaremos al diez por ciento de lo que se gastó en campañas anteriores”.

 

Críticas al TC

Este sábado se constituyó el Comando Regional Metropolitano de la candidatura de Alejandro Guillier, con la asistencia de dirigentes y militantes de los seis partidos que lo apoyan, más ciudadanos independientes de la capital.

Ahí, el aspirante presidencial se refirió al Tribunal Constitucional que, de nueva cuenta, debe decidir sobre un proyecto de ley ya aprobado mayoritaria y democráticamente en el Parlamento. Esta vez, la iniciativa de interrupción del embarazo por tres causales (peligro de muerte para la mujer, violación e inviabilidad fetal).

Sobre la posibilidad de él, como candidato presidencial, se haber ido a esa instancia a dar argumentos de constitucionalidad del proyecto, Guillier indicó que “el TC en Chile, tal como está hoy, no ofrece ninguna garantía de legitimidad ni seriedad, primero porque se cuotea políticamente y no representa lo mejor de nuestra intelectualidad ética, jurídica y académica, como ocurre en las democracias sólidas”.

Argumentó que “en Europa y en los países de donde nosotros imitamos esta institución, (quienes lo componen) son personalidades que están más allá del bien y el mal, más allá de la coyuntura. Es gente que sabe mirar el futuro, y con ese criterio evalúa los cambios y las transformaciones jurídicas al analizar su constitucionalidad”.

Guillier expuso que el TC “ha perdido todo prestigio” y cuestionó que “se cuotea y según la mayoría circunstancial, vota para un lado o para otro. No es serio, y yo no voy a lugares donde no hay la seriedad del caso”, enfatizó.