Tras la manifestación de supremacistas blancos y las posteriores presiones políticas, el mandatario dijo que quienes promueven el odio son “criminales”.

Agencias de Noticias. Washington. El Presidente de Estados Unidos, Donald Trump, condenó las manifestaciones racistas que se desarrollaron en Charlottesville, Virginia y que dejaron a una mujer muerta y 19 heridos.

La movilización fue tildada de “exitosa” por los grupos fascistas, quienes celebraron y anunciaron que “habrá más actos”.

Dos días después el mandatario estadounidense entregó unas declaraciones más duras en contra del acto, producto de la presión política y social que se generó en el país del norte ante las frías palabras que había lanzado el magnate casi dejando pasar el incidente, cuando repudió los actos de “violencias de todos los bandos”.

Pero no dijo nada de los supremacistas blancos ni de los neonazis ni hizo referencia alguna al coche que el sábado arrolló a múltiples contra-manifestantes.

Trump señaló que “el racismo es el mal, y aquellos que causan violencia en su nombre son criminales y hampones, incluido el KKK (Ku Klux Klan), los neonazis, los supremacistas blancos y otros grupos de odio que son repugnantes a todo lo que apreciamos como estadunidenses”.

Asimismo, aseguró que el Departamento de Justicia comenzó una investigación sobre violaciones de derechos civiles en los incidentes violentos de Virginia. Hechos que se podrían seguir produciendo ya que el sitio neonazi The Daily Stormer, anunció que habrá más actos. Afirmaron que “pronto. Vamos a empezar a hacer esto sin cesar, a través del país. Vamos a hacerlo más grande que Charlottesville, vamos hacer esto enorme”.

En las distintas ciudades de ese país se realizaron diversas manifestaciones como muestra de repudio a los ataques de extremistas de derecha.