Rechaza comentarios “burdos y mezquinos” sobre el equipo de Guillier y prefiere centrarse en objetivos de la campaña que “entra a una nueva fase”.

Hugo Guzmán. Periodista. ¿Cómo tomaste tu llegada a cargo de Comunicaciones en el comando de Alejandro Guillier?

La integración de varias personas al comando tiene que ver con una nueva fase de la campaña presidencial, una fase muy intensiva, con tiempos muy acotados, con la necesidad de territorializar al máximo todo el esfuerzo político y electoral, con una candidatura que se logró inscribir con más de 60 mil firmas de independientes, un hecho que es muy relevante y que demuestra la fortaleza del candidato y de la campaña. Y que también muestra la fortaleza de las organizaciones políticas que empujaron este esfuerzo. Entramos a la fase de fidelizar las adhesiones a Alejandro Guillier, tanto del amplio mundo de los independientes como de las fuerzas políticas que lo respaldan. Yo creo que vamos a generar una fuerte actividad comunicacional en distintos planos. Son comunicaciones no solo respecto de los medios, sino también de que la ciudadanía pueda acceder a los contenidos ciudadanos que plantea el candidato, de gobernabilidad, de transformación social, de cultura y de política. También en lo comunicacional vamos a destacar los diálogos que Guillier sostiene con la ciudadanía, que es un rasgo muy especial de él, de esta candidatura, y sobre las interacciones que se están produciendo en todo el país. En ese contexto ubico mi incorporación al comando. Se hacen adecuaciones para enfrentar este desafío y en eso estaremos.

Salió en la prensa que hubo un desplazamiento de Karol Cariola como Encargada de Comunicaciones. Y que para mantener a alguien del Partido Comunista, te designaron a ti.

Esa es la interpretación más burda y más mezquina que se da en un hecho que no tiene nada que ver con eso. Me cuesta responder a esa interpretación porque la encuentro demasiado mañosa, llena de carga negativa. Lo que ha ocurrido es muy distinto. Por lo pronto, Karol no sale del espacio tan relevante que ha tenido como vocera. Interpretar mi entrada al comando como un especie de cuoteo o reacomodo no tiene que ver con la realidad. Alejandro ha estado realizando actividades con Karol en estos días. Hay un acotamiento de trabajo de estrategia comunicacional, que no es lo mismo que las vocerías, y vamos a estar coordinando todo ese trabajo.

¿Dónde situarías para hoy, las claves del trabajo comunicacional?

Uno de los grandes objetivos es romper el cerco mediático informativo hegemónico, que aunque le moleste tanto a algunos, existe en este país, porque hay una real híper concentración en el espacio mediático. En Chile no hay opciones plurales de medios, hay una hegemonía totalitaria. Nuestro objetivo es enfrentar esa hegemonía con direccionalidad ciudadana, con mensajes que eleven el mensaje presidencial, que coloquen en el centro los problemas de la sociedad chilena, ese es nuestro propósito. En el campo de las comunicaciones territoriales, sectoriales, el esfuerzo principal estará dado en que la interacción con el candidato y con la ciudadanía, se vaya acrecentando.

¿Qué te pareció la calificación de “patético” que hizo el diputado Fidel Espinoza sobre los nuevos componentes del comando de Guillier?

No quisiera referirme a esas cuestiones. En realidad tenemos que pasar a otra fase de la campaña, es necesario colocar en el centro las cosas que son importantes y ese tipo de cosas preferiría ni siquiera comentarlas, porque hay un tremendo esfuerzo de algunos sectores de tratar de colocar como tema de noticias supuestas peleas por el comando, los dimes y diretes, los fuegos amigos, que no tienen que ver con el interés ciudadano.

¿Hay que terminar con el fuego amigo?

Es que no sé si se podrá terminar con opiniones que dé una u otra persona. Lo que vamos a hacer como esfuerzo principal es fortalecer esta candidatura. La prioridad uno, dos y tres son los planteamientos de Alejandro Guillier, los planteamientos de la campaña y la interacción con la ciudadanía, que es lo que nos importa. Por ejemplo, el poder debatir con la derecha sobre temas de fondo, como pensiones, educación, salud, protección social. Está el tema de la impunidad, ahora que surge otro caso como es el asesinato del ex presidente Eduardo Frei Montalva. Es decir, hay muchos temas que discutir y enfrentar, y nosotros vamos a hacer el esfuerzo por colocarlos en el centro del debate presidencial.

Quedan tres meses para las elecciones presidenciales. ¿Entran en una fase decisiva?

Claro, entramos en esta fase que hay que entrar. Falta poco. Recuerda que el candidato tenía que juntar más de 33 mil firmas, hubo una fase de la campaña en que había que hacer una recolección de firmas, y eso fue mucha actividad, mucha movilización e interacción, no eran acciones mecánicas, lo que pasa es que los medios hegemónicos no hablan de eso, no lo reportan. Pero hubo muchos esfuerzos territoriales, en muchos lugares de todo el país, fíjate que se andaba recolectando firmas en fines de semana de muchísimo frío, en uno que nevó en Santiago, y la gente salía, los voluntarios salían, Alejandro Guillier salía y logramos con creces el objetivo de las firmas. Eso se acerca a una épica importante que, aunque fue desconocida por la mayoría de la prensa, ocultada, es un hecho real y una fortaleza. Esa fue una primera fase, que fue exitosa. Ahora entramos a esta segunda fase que es la definitiva, con los lineamientos que describo. La campaña presidencial efectivamente está contra el tiempo, hay poco tiempo, las campañas electorales ahora en Chile son muy cortas, y necesitamos intensificarla.