Lautaro Carmona, secretario general del PC, revela objetivos para la elección parlamentaria. Habla del FA y de la DC.

Hugo Guzmán. Periodista. ¿Qué efecto tiene la lista de candidatos del Partido Comunista al Parlamento?

Esperamos que sea una contribución al intercambio que estamos desarrollando con los otros partidos, con un norte ineludible que es potenciar la campaña presidencial de Alejandro Guillier, lograr ensanchar las bases de respaldo a esa candidatura, y promover las ideas fuerza de una propuesta programática que habla de continuidad del proceso de transformaciones iniciado en el Gobierno de Michelle Bachelet. Una lista parlamentaria comprometida con esas transformaciones, con vocación de servicio público a toda prueba y que tiene una convicción política y social de continuar con las transformaciones. Algo no menor, es que estamos garantizándole a Guiller, al pueblo de Chile, que la bancada del Partido Comunista tendrá una mayor presencia en el Parlamento, tanto en el crecimiento de diputados, como en romper la exclusión en el Senado.

¿Cuál es el objetivo de crecimiento del PC en diputados?

Queremos lograr una mayor electividad en número, pero también en proporción. Hoy somos seis parlamentarios, el 5% de la Cámara de Diputados, mañana debemos tener a lo menos ocho para mantener ese 5%. Pero nuestro propósito es alcanzar a elegir diez diputados y superar el 5%. Tenemos la potencialidad cuantitativa, pero también hay una cualidad de nuestros candidatos y eso juega. Hay quienes están en la lucha de derechos humanos, gremiales, los que ya tienen experiencia como diputados, hay casi un 50% de mujeres y 50% de hombres, lo que supera la cuota de género. Nosotros no tuvimos que salir a buscar mujeres para que fueran candidatas -ni a hombres-, tenemos los cuadros para estas candidaturas.

¿Considera realmente competitiva la lista de candidatos comunistas?

Es absolutamente competitiva. Tenemos presencia de candidatas y candidatos en todo el país. Pero es una caminata que no termina hasta la noche de la elección.

Todavía es el inicio de la caminata, ¿estas candidaturas del PC pueden estar sujetas a las negociaciones que siguen con los partidos con los que van aliados?

Como lo dice el refrán que se usa mucho entre quienes construyen estos acuerdos electorales, el acuerdo no está hasta que está, hasta que se formaliza y protocoliza. Un acuerdo puede tener el 99% de avance y ese uno por ciento es, precisamente, lo que define en un momento. Tenemos conciencia de eso. Los compañeros que están viendo estos acuerdos tienen experiencia en el cuerpo y por eso están con las prevenciones del caso. Por ahora, creemos que el acuerdo va a fraguar en lo que los cuatro partidos han indicado. Pero aun no se formaliza. Usted tiene razón, este proceso que tiene grandes avances, solo se formaliza cuando está el cien por ciento del acuerdo político.

¿Por qué en algunos distritos pusieron dos candidatos del PC?

El que haya dos listas -en el marco de la Nueva Mayoría- creó más espacios en algunos lugares y todos los partidos llevan dos candidatos. A nosotros eso nos ocurrió en varios distritos. Hay lugares como Arica e Iquique que son cuatro espacios, entonces va un candidato por partido. Pero en Copiapó hay seis espacios, y tenemos parlamentarios en ejercicio, comunista y socialista, lo que nos permite llevar dos, eso pasa en otras regiones. Incluso en el distrito diez, en la Región Metropolitana, podemos llevar tres candidatos. Eso nos permite sumar votación, entre otras cosas.

¿Hay temor respecto a candidaturas del Frente Amplio en distritos donde competirían con comunistas?

Primero, el Frente Amplio en derecho levanta una lista. Sería un error descalificar el que tenga lista propia. Segundo, uno podría imaginar que la influencia electoral del Frente Amplio compite con la presencia electoral del PC, sin embargo, tengo la convicción de que son espacios distintos, y que lo que hace el Frente Amplio abre una posibilidad para el uso del derecho a voto de alguna gente, porque hay un mundo entero a diputarse y son los que no irían a votar en noviembre. Lo tercero, es que espero que haya un respeto mutuo, considerando que en política los respetos no pueden ser unilaterales y, por tanto, la contienda electoral sea con mecanismos sanos, que dejen esencialmente todo ubicado en una batalla de ideas de gran nivel.

Llamó la atención que en la lista del PC va gente como Carmen Hertz, Roxana Pey, Manuel Riesco…

Habla muy bien de ellos. Tenemos una palabra potente de reconocimiento hacia ellos porque los tres nombres que menciona, son nombres vinculados a una historia, no son nombres para una construcción mediática, cada uno tiene su tarjeta de presentación en espacios de disputa de poder, de grandes batallas, no son nombres de debates secundarios. Algunos han tenido la grandeza, por la cercanía histórica que tenemos, de firmar legalmente por el Partido Comunista y poner su capital de personalidad con historia y trayectoria de lucha, comprometidos con las transformaciones, a beneficio de la causa que encabeza del Partido Comunista. Ellos harán propuestas que no serán separadas en estancos, de las otras candidaturas del partido. La lucha de Carmen por los derechos humanos, por verdad y justicia, la de Manuel por tener otro sistema de pensiones, la de Roxana por la región que va a representar.

¿Son competitivas, con posibilidades, o simplemente mediáticas?

Son de alta competitividad, son liderazgos muy validados, son perfectamente elegibles.

¿Hubo mucha disputa interna para definir a los candidatos? Algunos no creen que todo se hace sobre un mar calmo en el PC.

O sea, el Partido Comunista hace debate real. Hay debate fuerte. Lo que tiene de fondo es una gran motivación de querer ser contribuyente. Le puedo decir que de la lista, en un 95% fue de una sinergia total. Hubo gran disposición de ser candidatos y candidatas, eso no siempre ocurría. Se nos alojó un debate en un par de lugares que lo considero propio del momento. ¿Cuál es el momento? Discusiones que plantean tema de electividad de algunas personas, y eso le pone tensión mayor; un tema de medir grados de ascendencia en el distrito para recabar adhesión electoral y en eso aparecen subjetividades; también el factor de liderazgos públicos que tienen espacios distintos. Hubo un mecanismo que frente a eso, donde hubo una suerte de entropía sin malas intenciones, permitió terminar con una sinergia que potencia la fuerza.

¿Estamos hablando de qué distritos?

Un distrito que tuvo más debates fue el diez, por una razón de que ahí hay figuras conocidas, compañeras ligadas a la lucha de los derechos humanos, a la lucha gremial del periodismo, y el Pleno del Comité Central fue sabio y le dio a eso un tratamiento no de debilidad, sino a la inversa, que le dé potencialidad de recabar votación en una u otra candidatura, para contar con los votos para elegir una parlamentaria.

¿Todas y todos los candidatos comunistas se van a sacar la foto con Alejandro Guillier?

Así es. Todos lo haremos, sin ninguna duda. Terminó el tránsito de juntar las firmas para su inscripción, ya se inscribió y ahora está en condiciones de desplegarse como candidato.

“El Partido Comunista tiene la mejor opción en Atacama”

Finalmente usted es candidato a senador.

Así es. Junto a Carmen Hertz que está instalada en la Región de Arica y Parinacota. En esto hay un factor que está presente en los partidos, incluso que no son de la Nueva Mayoría, y es que si el Partido Comunista quiere romper la exclusión del Senado, tiene que buscar un lugar donde haya condición para estar lo más cerca de ese objetivo. Yo voy por Atacama y ahí, de alguna manera, se mantiene el binominal a nivel de espacios senatoriales, se eligen dos senadores. Y todos coinciden en que el Partido Comunista tiene la mejor opción en Atacama. Esto se da en un nuevo cuadro, con dos listas de la Nueva Mayoría,  y aun así se ratifica esta posibilidad. Hay la comprensión de que es democrático, históricamente justo, que los comunistas tengan representación en el Senado, eso es una convicción de todas las fuerzas políticas de la Nueva Mayoría. Además, hay reciprocidad del PC hacia otras candidaturas senatoriales. Esto no es, por cierto, una petición desequilibrada, tiene una reciprocidad con creces.

¿Usted es el candidato para romper la exclusión en el Senado?

Soy el candidato para romper la exclusión en el Senado. Tengo una tranquilidad y convicción política sobre la tarea y la misión y voy a entregar todas mis capacidades, entendiendo que son batallas difíciles, muy duras, pero así ha sido la historia del Partido Comunista, de todas nuestras luchas. Lo peor que puede pasar es caer en miradas exitistas, en creer en derechos adquiridos, eso no, todos los días estaremos a prueba y nos demandará esfuerzos. Tengo la certeza total de que es un desafío histórico.

“Piñera no tiene ningún dato que indique que gana en primera vuelta”

Sebastián Piñera dijo que no sabía si habrá segunda vuelta electoral presidencial. Y el Pleno del Comité Central del PC indicó que habrá segunda vuelta y que existe la posibilidad real de ganar en esa contienda con Alejandro Guillier.

A Sebastián Piñera, más allá de la frase interesada que pueda utilizar, hay que decirle que para que no haya segunda vuelta hay que tener, a lo menos, el 50% de los votos. Y en ninguna encuesta, en ninguna, él supera el tercio que puede llegar a tener la derecha. Por consiguiente, nunca ha tenido Piñera ni la derecha, una mayoría que impida la segunda vuelta. En encuestas y análisis, Guillier aparece como el serio competidor de Piñera. Entonces, Piñera tiene que tratar de debilitar, de desdibujar, la potencia de Guillier, porque él quiere construir a su contendor, es parte de las mañas de la derecha. Y se pone a reforzar a los más débiles diciendo que tienen posibilidad de triunfar, cuando el contendor es Guillier. En eso está Piñera y la derecha.

¿Se refiere a encuestas que empezaron a poner a Beatriz Sánchez, del Frente Amplio, como la que pasa a segunda vuelta?

No quisiera disminuir, desvalorar, el papel que ella juega como candidata presidencial del Frente Amplio. Sin embargo, creo que los datos objetivos van a decir que la mayoría dentro de la no derecha, la va a tener Alejandro Guillier. Tengo la sana expectativa que mediante el respeto por las listas que encabezan Carolina Goic, Beatriz Sánchez, o Marco Enríquez-Ominami, por nombrar algunas, podamos construir la convergencia democrática de avance para más transformaciones en Chile, en una segunda vuelta. Tengo la convicción de que Piñera no tiene ningún dato que le indique que gana la elección en primera vuelta, que la convergencia y la suma de las otras candidaturas superan lejos a Piñera, y que entre esas candidaturas -no por deseos o una tincada- será Alejandro Guillier el que pasará a segunda vuelta.

¿La crisis que vive la Democracia Cristiana puede restarle votos, más allá de ellos, a la centroizquierda?

Me parece que la Democracia Cristiana está viviendo un proceso de crisis, no como concepto negativo, sino en el sentido de que las contradicciones no se pueden seguir administrando. Entonces aparecen las evidencias. Está la situación en torno de Ricardo Rincón, pero muchos dicen que ese no puede ser el factor que genere un punto de quiebre en torno de la candidatura presidencial de la DC o los problemas políticos internos. Que esa candidatura no logre instalarse realmente en la competencia, crea un debate. Lo que pasó con la imposibilidad de construir lista parlamentaria única a partir de la decisión unilateral de la DC de llevar candidatura presidencial, con las consecuencias conocidas. Además, tienen controversias respecto a con quien hacer la lista parlamentaria. Algunos insisten en el camino propio. En todo esto ha estado presente la profundidad del proyecto de transformaciones programáticas, en el debate legislativo, y el debate legítimo entre fuerzas distintas, con legitimidad, que tienen coincidencias pero también tienen diferencias. Ahora, obviamente esto afecta a la coalición completa, quita mayor eficacia. No es lo mismo estar batallando con dos candidaturas que haber llevado una sola candidatura de la Nueva Mayoría, después de una primaria, y estar todos detrás de esa candidatura. Espero que esto no dañe, pero sin duda crea un costo. En una coalición, lo que afecte a una de las partes, de alguna manera afecta al conjunto.

 

(Visited 2 times, 2 visits today)