Rosa María Payá, acompañó al magnate el día que anunció freno a la apertura con Cuba, acompañada de la ultraderecha y acusados de terrorismo.

Equipo ES. Ciudad de México. Rosa María Payá, opositora al gobierno cubano y amiga personal y política de personajes chilenos como Gutenberg Martínez (“El Gute”) y Sebastián Piñera, comparte también amistad con congresistas de la ultraderecha estadounidense y con antiguos agentes anticomunistas, algunos de los cuales están acusados de actos terroristas contra Cuba.

Un día especial en que ello quedó plasmado, fue cuando Payá acompañó al Presidente de Estados Unidos, Donald Trump, en el Teatro Artime de Miami -donde ella reside- cuando el magnate hizo el anuncio de freno al restablecimiento de relaciones más amplias y normales con Cuba, y en horas que el mandatario redobló su postura anti-migrante.

La disidente cubana, por gestiones de funcionarios de la Casa Blanca, fue colocada en las primeras filas junto a Trump y luego, conversando con periodistas, reiteró sus posturas anticubanas y su simpatía con la derecha estadounidense y latinoamericana.

En la ocasión, Rosa María Payá estuvo junto a Mario Díaz-Balart y Marco Rubio, dos connotados legisladores republicanos del ala más conservadora y artífices de las políticas en contra de Cuba. De acuerdo con el diario estadounidense El Nuevo Herald, “los dos legisladores miamenses habían presionado a Trump desde hacía meses para que echara atrás la apertura del ex presidente Barack Obama, tocando el tema de Cuba en cada oportunidad posible”.

Además, ella compartió con varios de antiguos miembros de organizaciones anticomunistas y armadas, de origen cubano, que actúan desde principios de los sesentas en Estados Unidos, principalmente en Miami. Como los define la prensa de ese país, estos “veteranos de la invasión a Bahía de Cochinos”, compartieron con Trump y estuvieron entre los invitados a esos anuncios -el 16 de junio- incluidos jefes de la Brigada 2506 que protagonizó la acción militar en contra de Cuba, como Blanco Capote.

Esa agrupación, de acuerdo a diversidad de informaciones de prensa, investigaciones de historiadores y relatos de sus antiguos miembros, trabajó con la Agencia Central de Inteligencia (CIA) en atentados y operaciones encubiertas en la isla caribeña. Prueba de ello, de acuerdo a Cibercuba Noticias, en horas de la actividad de junio pasado, “el director de la CIA, Mike Pompeo, se reunió con varios miembros de la Brigada 2506 y otras personalidades, entre ellas el comisionado del condado de Miami-Dade, Esteban Bovo Jr., el Sheriff Jorge Gutiérrez Izaguirre y el senador cubanoamericano, Marco Rubio El brigadista de la 2506, y también empresario cubano-americano José (Pepe) Cancio, calificó de ‘muy agradable’, el encuentro y dijo que ‘fue un día muy bonito’”. La prensa de Estados Unidos no pudo confirmar si Rosa María Payá también se reunió con Pompeo.

De acuerdo a la agencia española de noticias EFE, “Payá estuvo en el Teatro Manuel Artime de la Pequeña Habana, donde el exilio y la comunidad cubano-estadounidense aplaudieron y agradecieron a Trump que haya endurecido la política de apertura a Cuba iniciada en 2014 por el entonces presidente Obama”.

Rosa María Payá ha realizado varias visitas a Chile, como parte de periplos que inclusive incluyen viajes a Cuba, su país natal, al cual puede entrar legalmente. En territorio chileno suele reunirse con personeros de la Democracia Cristiana, de la Unión Demócrata Independiente, Renovación Nacional y algunas otras colectividades oficialistas. Tiene el respaldo de esos sectores en sus actividades en contra del gobierno cubano.

 

 

(Visited 1 times, 1 visits today)