Datos relevantes en planes de intervención. EU mira riqueza petrolera, de oro y plutonio. Maniobras militares “Tradewinds 2017” como “Operación Unitas”.

Ivan Muñoz R. Coordinador Combol Chile. Miembro Comisión Relaciones Internacionales  PCCH. Cualquier  análisis  sobre Venezuela omitiendo  el interés  de Estados Unidos sobre los 300 mil millones de barriles de petróleo, las segundas reservas mundiales de oro y diamantes o los minerales estratégicos para uso atómico como plutonio, constituye al menos  una ingenuidad y el poder mediático logra confundir a desprevenidos y a izquierdistas ocasionales sembrando nubes de controversias inconducentes en que se obvia el fondo del tema: el rol del imperialismo y la expresión de la lucha de clases de hoy.

Las bestiales manifestaciones de terrorismo fascista, violencia irracional, odio de clase y racismo,  acciones demenciales como piras humanas de jóvenes en medio de algarabía antichavista, los ataques a centros hospitalarios, a transportes de alimentos y otras manifestaciones  al estilo de la “noche de los cristales” en Alemania, perpetrados por la oposición, es atribuida desvergonzadamente por el poder mediático al Gobierno del presidente Nicolás Maduro, a los cuerpos de seguridad o a los “colectivos”. Cualquier observador que haga un esfuerzo de objetividad  y se eleve por sobre la intoxicación comunicacional, podrá comprobar por sí mismo la realidad: bandas paramilitares hermanadas  con el  lumpen y delincuencia tarifada, equipadas con sofisticados equipos de combate, uso de drones y armas diversas, entremezclados con los decrecientes participantes de sectores medios  operando bajo el sibilino manto de “manifestaciones pacíficas”, acrecientan el foquismo intentado producir una insurrección impulsados por el sector fascista de la variopinta oposición de derecha.

Acusan de represión, de falta de libertades públicas y de prensa y… los dirigentes de la conspiración derechista van y vienen de Washington fotografiándose con Donald Trump, recibiendo orientaciones  del Consejero de Seguridad Sr. MacMaster, circulan por Wall Street y Europa gestionando la asfixia financiera o trajinando ultimátum en la OEA. En Caracas  dictan conferencias de prensa ante un mar de cámaras, se manifiestan en las calles día por medio, y chillan que sufren  un régimen dictatorial. ¡Curiosa dictadura! Pinochet debe brincar en la tumba por el plagio.

EU requiere del oro negro venezolano

Lo que cursa en Venezuela es la “guerra no convencional” dirigida desde el Pentágono tras el  petróleo que, como ocurrió con Irak, Libia y acontece en Siria, son fuentes del recurso geoestratégico de dominación, vital para el descomunal consumo estadounidense que con un 4.37% de la población mundial traga más petróleo que China, India, Japón, Rusia y Alemania juntos para mantener el descontrolado “american way of life” y nutrir su gigantesco arsenal de guerra.

Su dependencia energética se acrecienta por la espiral bélica, nutriéndose con un 40% de fuentes externas, una del convulsionado Golfo Pérsico, cuyo Estrecho de Ormuz, definido por Richard Nixon como “la yugular del petróleo” permite la salida de los tanqueros que abastecen a Estados Unidos, Japón y Europa. La volatilidad de la zona obliga a costosa protección naval y aérea navegando 45 días hasta las refinerías de Texas. Venezuela -a 5 días- es un objetivo geoestratégico y presa de su “guerra no convencional”, desestabilizando, creando el caos  para asaltar el invaluable botín. La trama en curso  muestra:

  1. a) Obama decreta a Venezuela como “una amenaza a la seguridad nacional de EU”;
  2. b) El documento Operación Venezuela Freedom-2, señala  en Fase-2, letra a: “Con los factores de la MUD hemos venido acordando una agenda común, que incluye un escenario abrupto que puede combinar acciones callejeras y el empleo dosificado de la violencia armada bajo un enfoque de cerco y asfixia”;
  3. b) Departamento Estado le asigna a Luis Almagro (secretario general de la OEA) que desde su “Ministerio de Colonias” bajo la figura de la “crisis humanitaria” aplique la “Carta Democrática” ambientado la intervención externa con la complicidad de los gobiernos neoliberales dependientes de Washington;
  4. d) El almirante Kurt W. Tidd, Jefe del Comando Sur en informe al Comité de Servicios Militares del Senado de EU, señala: “La creciente crisis humanitaria en Venezuela podría obligar a una respuesta regional”, alertando, además, sobre la influencia rusa, china e iraní en la región, (su patio trasero)  que supone una amenaza para los intereses del norte;
  5. e) Maniobras militares “Tradewinds 2017” (“Vientos Alisios 2017”) -¿se recuerda “Operación Unitas en  Chile septiembre  de 1973?- , maniobras  escudadas en ejercicios  de “seguridad y defensa ante posibles desastres naturales marítimos y terrestres” (sic). Concretamente es un camuflaje de prospección militar proyectado a Venezuela, realizado a 600 km de sus costas coincidentes con la escalada violenta de la derecha fascista y que anteceden a la “Operación América Unida”, en que intervendrán fuerzas militares de EU, Brasil, Colombia, y Perú -alineados en la agenda de “cerco y asfixia” diplomática diseñada en la OEA contra Venezuela-, proyectadas  para noviembre.

La ofensiva contra Venezuela se afinca en la restauración conservadora en el continente, la asunción de Trump cuyo Secretario de Estado, Rex Tillerson, ex gerente de la Exxon Mobil que explotaba  parte de la Faja Petrolífera del Orinoco nacionalizada por Chávez sufrió la mayor derrota legal de su historia al perder una demanda por 20 mil millones de dólares contra Venezuela.

La  recuperación  de la soberanía enfrentando al imperialismo es tarea compleja, titánica, librada con objetivo de liberación plena. El análisis del cuadro requiere severo rigor crítico, asumido desde posiciones de clase e identificando al enemigo principal, sin perder la brújula. La suerte de Venezuela es la suerte de la liberación latinoamericana, lo menos que podemos hacer es informarnos y promover la verdad y la solidaridad.