Piñera aclara pero oscurece

El candidato declaró su patrimonio. Detalle de inversiones arroja nuevos conflictos de interés. Persisten dudas respecto al total de su riqueza.

Equipo ES. Santiago. El candidato presidencial derechista, Sebastián Piñera, luego de varios intentos por esquivar la declaración de su real poder económico, a través de fideicomisos truchos y traspasando sus inversiones a hijos y nietos menores de edad, finalmente entregó una declaración de su patrimonio y el de su esposa, Cecilia Morel, por 800 millones de dólares, muy lejos de los 2 mil 700 millones de dólares que según la revista Forbes tendría el ex mandatario, sembrando así nuevas dudas sobre la veracidad de los datos presentados por el empresario.

Piñera declaró activos personales por 115 mil millones de pesos; activos de las sociedades en las que participa por 310 mil millones de la misma moneda. En el caso de Cecilia Morel declaró intereses y patrimonio por 105 mil millones y activos personales por 104 mil millones de pesos.

En el documento el inversionista señaló que “la metodología aplicada, subestima el valor del mismo. No es el objetivo de la DIP (declaración de intereses y patrimonio) hacer una suma completa del patrimonio de quien declara”, por tanto aclaró que “la polémica alrededor del valor del patrimonio es artificial” y aseguró que la revista “Forbes, con una metodología que desconocemos, estima el patrimonio del grupo familiar”.

Sin embargo esa no es la única duda que surge frente al millonario, ya que en la misma declaración se transparenta el detalle de inversiones que tienen los Piñera-Morel en distintos grupos económicos nacionales, que van desde negocios con la banca hasta la pesca, arrojando el inmenso conflicto de interés que tendría como eventual presidente.

Ya en su anterior gobierno Sebastián Piñera emparentó sus intereses personales con los intereses nacionales, conocida es la situación que generó su family office Bancard y la compra de acciones en la pesquera peruana Exalmar en medio del litigio marítimo con Perú en la Corte Internacional de la Haya, la cual gatilló una investigación por negociación incompatible y uso de información privilegiada en el Ministerio Público.

LaCopiafeliz510

Sumado a la serie de casos de corrupción en la creación de leyes que se suscitaron en su mandato, como la ley de pesca, en ese marco, también, aparece una situación irregular, ya que en 2008 el financista invirtió en AntarChile, grupo económico que tiene inversiones en la empresa Corpesca, la misma que sobornó a parlamentarios para que aprobaran dicha norma.

Frente a ello, el diputado del Partido Comunista (PC), Daniel Núñez, uno de los impulsores de la anulación de la ley de pesca, aseguró que “Piñera nunca deja de sorprender con sus conflictos de intereses. Exalmar no era la única inversión que tenía en el sector de la pesca”.

“Ahora conocemos que antes, desde el 2008, posee inversiones en Corpesca. Resulta evidente el conflicto de interés, ya que bajo su gobierno se hizo la corrupta ley de pesca. Fue un traje a la medida. Piñera hizo ley de pesca para enriquecerse”, agregó.

Según la información que proporcionó el presidenciable en su Declaración de Patrimonio e Intereses, la segunda mayor inversión que posee en Chile se encuentra en AntarChile, grupo económico mediante la cual la familia Angelini tiene negocios en Corpesca, Copec y Forestal Arauco. El exmandatario hizo su primera inversión el 17 de julio de 2008 y actualmente posee acciones valorizadas en 23,6 millones de dólares.

IMG-20170519-WA0012

Hechos que se suman al oscuro historial del magnate, quien no dudó en inmiscuir a sus nietos  menores de edad para declarar menos riqueza, el mismo que no escatima en tener negocios y dineros en paraísos fiscales para evadir el pago de impuestos en su país, mismo país que dice respetar y que pretende dirigir, al mismo estilo de Mauricio Macri en Argentina y de Donald Trump en Estados Unidos como una corporatocracia.

El dinero y la política

Entre el edificio en avenida Apoquindo 3.000, en Las Condes, hasta la mítica calle financiera-comercial Nueva York, en pleno centro de Santiago, hace años que se mueven hilos invisibles de las transacciones y operaciones financieras de Sebastián Piñera, sin olvidar la madeja de puntos neurálgicos en su diversidad de negocios que incluye otros países y variedad de “paraísos fiscales” donde él invirtió, aparte de garantizar  el no pago de impuestos en Chile.

Esta especie de reproducción de lobo financiero a escala nacional, tiene un historial que, más que empresario, lo pone como uno de los más exitosos especuladores financieros del país, capaz de amasar una riqueza de casi 3 mil millones de dólares.

Ello incluye el haber estado algo menos de un mes prófugo de la justicia por delitos financieros en relación al Banco de Talca y haber recibido sanciones por parte de la Superintendencia de Valores y Seguros.

Doctorado en economía en la Universidad de Harvart, Piñera comenzó en el registro de Forbes cuando marcaba mil 200 millones de dólares de riqueza, hasta llegar a los 2 mil 700 millones actuales y se reportó en su momento que siendo Presidente de la República aumentó en 200 millones de dólares su fortuna.

Fue profesor universitario, asesor y consultor financiero y económico, y ha invertido en sector inmobiliario, bancario, aéreo, financiero, turístico, medioambiental, de telecomunicaciones, club deportivo, industria televisiva, impulsor del negocio especulativo de las tarjetas de crédito, y se le ha cuestionado por administrar las llamadas “empresas zombis” destinadas a operaciones financieras y evasión de impuestos.

A finales de los ochenta comenzó a incursionar en la política, convirtiéndose en alto dirigente del derechista partido Renovación Nacional, siendo senador y candidato presidencial. En algún momento quiso expresar una especie de renovación liberal alejada de la derecha dura, pero terminó en las posiciones más conservadoras, donde tiene fuerte influencia el sector ultraderechista de la Unión Demócrata Independiente (UDI).

El tema del conflicto de intereses y de vinculación oscura entre la política y los negocios, le ha traído muchos dolores de cabeza, teniendo actualmente una querella por supuestos negocios irregulares y cuestionamientos por no entregar correos electrónicos sobre operaciones de alguno de sus consorcios.

 

 

 

 

 

Deja un comentario