Oscar López libre tras 35 años de prisión en EU

El líder independentista puertorriqueño cumplió una de las condenas más largas impuestas a un preso político en el mundo.

Agencia de Noticias. Puerto Rico. Después de estar encarcelado 36 años, 35 de ellos en los Estados Unidos, debido a sus ideas y su lucha independentista, el puertorriqueño Oscar López Rivera alcanzará libertad plena este miércoles 17 de mayo, informan diversos medios internacionales. “Mi espíritu, dignidad y mi honor están mucho más incólumes hoy que el día que entré a prisión”, fueron sus primeras palabras a los medios de comunicación.

López Rivera fue trasladado el 9 de febrero a Puerto Rico, en reclusión domiciliaria en el hogar de su hija Clarisa, en el sector capitalino de Santurce, después de que se autorizara su regreso a la isla y que en enero pasado le fuera conmutada por el presidente Barack Obama la pena a cambio de que cumpliera cuatro meses más de su condena a 70 años.

El puertorriqueño ha anunciado que asistirá a diversas actividades para agradecer los apoyos recibidos durante sus años en prisión. Durante esta jornada acontecerá en el sector universitario de Río Piedras ‘La fiesta de Oscar’, en la que participarán diversos artistas, como parte del recibimiento de pueblo. Su abogada Jan Susler aclaró que el combatiente puertorriqueño podrá reencontrarse “con sus antiguos compañeros de lucha, a los que podrá abrazar”.

El jueves estará en Chicago, ciudad estadounidense en la que radicó desde los 15 años hasta su encarcelamiento, donde la comunidad latina le rendirá reconocimiento y pondrá su nombre a una calle en el área de Humboldt Park.

Después, regresará a Puerto Rico para estar el sábado en el municipio de San Sebastián, en el centro montañoso de la isla, donde nació y creció hasta su adolescencia.

López Rivera planifica viajar a varios países como Cuba, Nicaragua y Venezuela, entre otros, para agradecer la solidaridad que brindaron a la lucha por su liberación.

Puerto Rico no cesa en su lucha independentista de EE.UU.  

El independentista, nacido el 6 de enero de 1943, fue acusado de conspiración por la justicia estadounidense tras ser vinculado con las Fuerzas Armadas de Liberación Nacional de Puerto Rico (FALN), una organización que luchaba por la independencia de la isla, territorio convertido en colonia del gobierno de EE.UU. desde 1898.

Sindicado por las autoridades de Estados Unidos como cabeza de las clandestinas FALN, López Rivera fue condenado sin que jamás hubiera una evidencia en su contra.

De los casi 36 años encarcelado bajo la acusación de conspiración sediciosa por querer derrocar al gobierno de Estados Unidos en Puerto Rico, permaneció 12 años en prisión solitaria, sin contacto con el exterior ni con sus familiares.

En 1981, cuando tenía 38 años, este puertorriqueño fue condenado a 55 años de prisión por esa supuesta conspiración, uso de la fuerza y otros cargos.

López Rivera se declaró enemigo del colonialismo impuesto a la isla caribeña por Estados Unidos durante más de un siglo.

Deja un comentario