Miles de argentinos se alzaron contra genocidas

La justicia de ese país pretende rebajar condenas a criminales de lesa humanidad de la última dictadura. La medida sería “inconstitucional”.

Agencia de Noticias. Buenos Aires. Cientos de miles de argentinos salieron ayer a la principal avenida de Buenos Aires, armados todos de pañuelos blancos, los mismos que por años han llevado en sus cabezas las abuelas y madres de la Plaza de Mayo, con el fin de rechazar la medida del 2×1 que comenzaría a aplicar la Corte Suprema a favor de violadores de derechos humanos de la última dictadura militar que vivió ese país.

El beneficio del 2×1 es una ley (24.390) que rigió en la nación trasandina entre los años 1994 y 2001, que indicaba que pasados los dos primeros años de prisión preventiva sin condena, se considerarían dobles los días de detención, es decir, a partir del tercer año de cárcel el tiempo recluido valdría el doble. El fin de la norma era disminuir la sobrepoblación carcelaria y estaba dirigida a los presos comunes.

Pese a que la ley ya no rige la Corte Suprema decidió dictar un fallo amparado en dicho cuerpo legal en favor de un criminal de lesa humanidad, Luis Muiña, civil ex miembro de un grupo paramilitar, detenido en 2007 y condenado en 2011 por torturas cometidas sobre ciudadanos argentinos en 1976. El dictamen fue aprobado por tres de los cinco jueces de la Corte.

Es por ello que las agrupaciones de derechos humanos de Argentina salieron este miércoles a las calles rechazando la aplicación de beneficios para ese tipo de ilícitos. Fue así como alrededor de 500 mil manifestantes entre mujeres, hombres, trabajadores, jóvenes, niños, profesionales, artistas y familias completas alzaron sus pañuelos blancos para no olvidar a las miles de víctimas que dejó la represión cívico-militar.

La marcha culminó en el escenario central ubicado en la Plaza de Mayo que exhibía un enorme pendón con la leyenda: “Ningún genocida suelto. Señores jueces: Nunca más”. En la oportunidad intervino, entre otras, la titular de las Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto, en una presentación teñida de abucheos y de gritos de “asesinos” por parte de la multitud, que retumbaban cuando Carlotto leía los nombres de los represores de la dictadura que podían verse beneficiados por el 2×1.

La líder de las Abuelas señaló que “afortunadamente, la sociedad ha reaccionado con firmeza. Numerosos jueces han rechazado los pedidos de reducción de penas. Hoy los legisladores aprobaron una ley que busca frenar la aplicación del 2×1. Necesitamos que los representantes de los tres poderes escuchen el reclamo de esta Plaza y hagan las gestiones para dar vuelta este fallo antidemocrático y pro dictadura”.

“Los organismos de derechos humanos no estamos solos. Acá está el pueblo: un pueblo más sabio para resistir los embates que nos retrotraen a un pasado siniestro”, agregó.

Y destacó: “La dictadura no es un hecho del pasado lejano. Que la corporación judicial nos escuche, porque no claudicaremos en nuestro reclamo nacional e internacional en la defensa de los derechos conquistados. ¡Levanten los pañuelos! ¡Por los 30 mil desaparecidos!”.

Luego de ello la masiva asistencia se convirtió en una marea blanca, alzando los pañuelos, que tras el grito “¡Presentes! ¡Ahora y siempre!” recordó a los miles de desaparecidos. Al finalizar la histórica jornada todos corearon “El pueblo unido”, con la firme convicción de que la única forma de garantizar que una tragedia así no vuelva ocurrir es con memoria y justicia.

“La medida es inconstitucional”

El Tribunal Oral Federal de Tucumán declaró que la aplicación del 2×1 a quienes cometieron crímenes de lesa humanidad “es inconstitucional”, negando así el pedido del represor Carlos Eduardo Trucco para acogerse al beneficio y dejó sin validez también la petición en ese sentido de los otros 42 condenados por violaciones a los derechos humanos en esa provincia.

“La aplicación de la ley 24.390 en el caso significaría aplicar una amnistía y una prescripción camufladas con argumentos falaces de garantismo. Este Tribunal no lo puede hacer, porque es inconstitucional e inconvencional, esto es, atenta contra la totalidad de nuestro ordenamiento jurídico”, señala el fallo firmado por Juan Carlos Reynaga, Carlos Jiménes Montilla y Gabriel Casas.

Fotos: Reuters. Telesur.

ar01

A woman who is part of the Argentinan community in Mexico holds a sign during a demonstration against the Supreme Court decision to reduce detention time for crimes against humanity committed during Argentina's last military dictatorship, in Mexico City, Mexico May 10, 2017.  Banner reads  "Assassins on the Loose" REUTERS/Carlos Jasso

Deja un comentario