La derecha avivando el fuego

 

La defensa de twitteros que difundieron información falsa y generaron alarma, casi todos empresarios y un ex jefe de la Armada.

Hugo Guzmán. Periodista. Durante los episodios de voraces incendios forestales que quemaron más de 500 mil hectáreas en cuatro regiones del país, hubo personas que usaron las redes sociales para difundir informaciones falsas, generar alarma pública, acusar a ciudadanos de ser responsables de generar el fuego, insultar a la Presidenta Michelle Bachelet y pedir el Estado de sitio y que “los militares salgan a la calle”.

Muchos de los improperios y groserías eran de personas que solo buscaban -al parecer- insultar a la jefa de Estado, reivindicar actos represivos y autoritarios, generar un estado de ánimo de rabia. Pero varias otras apuntaron con frases acusatorias que incluyeron tanto a jóvenes que combatían los siniestros, como a indígenas y al gobierno.

En esos momentos, el Fiscal Nacional, Jorge Abbott, tuvo que declarar que “hay mucha información falsa y alarmista circulando en las redes sociales”.

Por ejemplo, el ex jefe de la Armada, almirante Jorge Arancibia, aseguró que “la información respecto de quienes participan, dónde están, quiénes son los grupos, personas, esa información existe”. Luego aseveró que el gobierno cuenta con esos datos pero “no hay voluntad política de enfrentar a estos grupos terroristas concertados que provocan tanto daño”.

El empresario Pablo Swett, líder de dueños de camiones y gremios del sector privado, difundió la imagen de un joven con un bidón que estaría quemando pastizales o árboles, exigió que había que investigar al muchacho y enfatizó: “Esta foto ya está en la PDI (Policía de Investigaciones)”. Cuando se supo que ese joven estaba combatiendo el siniestro, le cayó encima una ola de reclamos y respondió con Twitter en este tono: “Con las mismas ganas q tiran mierda, denuncien!!! gueones pencas escondidos en las RRSS”; “Un abrazo a todos los que no quieren investigar nada, a los que no les interesa saber quien cresta está quemando Chile”.

En los días de la emergencia que tenía a miles de ciudadanos de distintas instituciones trabajando en la extinción de los incendios, Ramiro Plaza, presidente de regional de los Pequeños y Medianos Madereros de El Maule, Twitteó: “Lamentablemente el Gobierno no asume que esto es #terrorismo (Dicen que no hay pruebas) El Ejército está de manos amarradas”. También reveló: “Nos empezamos a encontrar con motos a 120 kilómetros por hora arrancando de los focos recién creados de incendios, camionetas extrañas, acelerantes; situaciones diversas en las cuales nosotros podemos afirmar, con toda convicción y certeza, con pruebas, que hay una intencionalidad organizada”.

Frente al tenor de esas denuncias y también desinformaciones que generaron alarmas, varios de ellos fueron citados a declarar por el Ministerio Público, sobre todo para que entregaran antecedentes que dijeron manejar y le dieran sustento a sus informaciones.

La vocera de La Moneda, Paula Narváez, declaró que “el Ministerio Público ha señalado la importancia de investigar el origen de esas informaciones falsas, porque dañan la fe pública”.

 

Locura en Twitter

Pero la situación no se limitó a eso. El magnate Sebastián Piñera, precandidato presidencial de la derecha, escribió un Twitter: “Mal q gobierno no autorice participación alcaldes comunas + afectadas 6 región, en reunión análisis situación incendios, por no ser de la NM”. Resultó ser falso y en su momento la Presidencia de la República lo desmintió.

Un simpatizante de la derecha, Ximena Castro Canales, escribió en las redes sociales: “Confirmado!! Todos los incendios forestales son un atentado terrorista por parte de los mapuches liderados por ex miembros de la farc, entre colombianos, miembros del isis, venezolanos, franceses y españoles ex ETA, la inteligencia militar de los EEUU avisó de esto a nuestro gobierno hace 4 meses y no hicieron caso!! Una vez más!! La operación se llama “tormenta de fuego”, han ingresado 570 terroristas”.

En esos días se conoció otro Twitter: “Pillaron hace 2 horas a 2 mapuches y un colombiano. Los agarraron tirando molotov en pumanque. Les da lo mismo que los hayan detenido. Dijeron: “no nos importa que nos detengan, somos cientos y está es la guerra del fuego, no se va a detener hasta que chile arda”.  

Por las redes, algunas personas difundieron que había un incendio forestal afectando torres de alta tensión en Parral y que eso provocaría un corte de energía eléctrica en una extensa área del territorio nacional.

Esteban Valderrama Pedreros, puso lo siguiente en redes sociales: “Ahora con el odio de mi corazón ctm, veo un mapuche ql en el centro o a cualquier jil ql que lleve un tatuaje mapuche o que apoye esa causa ql por mi madre que lo masacro, mapuches ctm ojalá les quiten sus cagas de tierra, ahora sique lo merecen los hijos de la vil puta y si hay algun ctm que que tenga en fb que que le tenga piedad a esos mal nacidos reculiaos que me elimiene altoque, pq yo sique no la voy a tener al momento de ver a un ql, mujer, hombre, no estoy ni ahí, los pierdrasos y patiadura por puro apoyar a esos jiles ql que para mi merece mínimo 3 palos en la cabeza”.

Una revisión de las redes sociales dio con el mensaje del general en retiro del Ejército, Aldo Cardinali, en Twitter: “Inteligencia EE.UU., hace 4 meses alertó al Gobierno de Chile que CAM, FARC, ISIS, ETA, Venezolanos, Franceses y Españoles preparaban ataques”.

La derecha atizando

En ese cuadro, conocidas esas afirmaciones en las redes sociales, tanto de personajes del mundo empresarial, como del ex comandante en jefe de la Armada, y de otras personas, la derecha salió a defenderlos, empatizó con el lenguaje usado y reclamó porque el Ministerio Público iniciara las indagaciones del caso.

Una de las personeras de la oposición que cuestionó la situación -omitiendo que la investigación la lleva un fiscal- fue Alejandra Bravo, vocera de Chile Vamos, quien declaró: “Parece que desde La Moneda se hubiesen activado las purgas en contra de sus adversarios”. Curiosamente, ella misma fue parte de las desinformaciones y confusiones que se quisieron generar en medio de la crisis por los incendios forestales, compartiendo en redes sociales una foto de Piñera que daba a entender que el financista pilotaba el avión SuperTanker llegado de Estados Unidos…

En ese camino, el diputado de Renovación Nacional, Diego Paulsen, y el presidente de Evópoli, Jorge Saint-Jean, dijeron que las investigaciones por difusión de información falsa, y todo lo relacionado con los dichos e insultos en redes sociales, son “un atentado a la libertad de expresión”.

Jacqueline van Ryselberghe, presidenta de la Unión Demócrata Independiente (UDI), defendió toda esa ola de Twitters y afirmó que “tratar de silenciar a través de querellas es un acto de matonaje político”.

Nadie de la derecha hizo alusión a las falsas informaciones, generación de alarma pública, insultos, distorsiones en las redes sociales, agresiones gratuitas a mapuches, acusaciones falsas. Una suerte de respaldo a la violencia verbal, la desinformación con fines políticos y avivamiento del fuego político-mediático, todo en medio de una catástrofe de enorme magnitud que afectaba al país.

 

Deja un comentario