El creador de “El pueblo unido jamás será vencido”

Natalicio de Sergio Ortega, nombre obligado al momento de conocer sobre la música popular chilena. Hoy cumpliría 78 años.

Equipo ES. Santiago. En un concierto ofrecido en España en los años ochenta contó que “nosotros, los de entonces ya no fuimos los mismos -como dice Neruda-. Éramos otra cosa. Estábamos movilizados hacia otra cosa. ‘Estamos cantando muy suavecito en Chile, vamos a gritar un poco. Estamos tocando muy suavecito. Estamos muy tranquilos en Chile. Vamos a pegarle más fuerte’”.

Ésta es una de las tantas reflexiones que Sergio Ortega compartió más de una vez para explicar su compromiso con la creación musical y el por qué de las contingencias en prácticamente toda su obra.

“Si se transita a veces por caminos conocidos como una cierta tonalidad, una armonía y todo lo que todo el mundo usa, bueno, hay que hacerlo con una visión y con una exigencia propias a lo que un pueblo merece”. Su visión política de la sociedad se unía así de manera natural a su experiencia musical.

Sergio Ortega nace en Antofagasta un 2 de Febrero de 1938. Es considerado uno de los grandes compositores del continente, sobre todo por la hibridación de música docta y popular. Realiza sus estudios con el maestro Gustavo Becerra en el conservatorio de la Universidad de Chile, siendo uno de sus discípulos más aventajados. Una vez egresado de la carrera, se desempeña como sonidista del Teatro Experimental de la Universidad de Chile, además de desempeñar labores en el área de Extensión musical.

Ortega desarrolla una carrera musical siempre bordeando con la experimentación ligada a la masificación de la concepción artística, lo que le llevó a realizar composiciones tanto doctas como populares. Compuso dos de las canciones más reconocidas y populares de los setenta: Venceremos” y “El pueblo unido, el título de la canción estaría inspirado en la frase del líder político colombiano Jorge Eliécer Gaitán, pronunciadas en un discurso en la década de 1940. La canción fue grabada por primera vez en Chile en 1973 durante un masivo concierto de Quilapayún en la Alameda de Santiago. (Hoy recreadas por artistas de diferentes lugares del mundo, además de los himnos del Partido Radical, de las Juventudes Comunistas y de la Central Única de Trabajadores CUT.

También compuso la ópera ‘Fulgor y muerte de Joaquín Murieta’, basada en textos de Pablo Neruda, la que montó junto al grupo Aparcoa. Poco antes de su muerte (2003), había terminado la ópera ‘Pedro Páramo’, según la novela de Juan Rulfo.

Militante comunista hasta su muerte, miembro de su Comisión de Cultura, comprometido con el gobierno popular de Allende. Junto a Luis Advis y Julio Rojas dio forma al “Canto al Programa”, obra que resume musicalmente gran parte de las 40 medidas comprometidas por Allende y que grabará Inti Illimani.

Trabajó en el Instituto de Extensión Musical y fue sonidista del Teatro Experimental de la Universidad de Chile, en la sala Antonio Varas. Desde 1969 fue profesor en el Conservatorio y en 1970 asumió la dirección del Canal 9 de televisión, de la Universidad de Chile. Durante su exilio fue director de L’Ecole Nationale de Musique, de Pantin, en Francia.

Sus participaciones como compositor dentro del cine chileno incluye la banda sonora del Chacal de Nahueltoro en 1969.

Taller Recabarren fue uno de los muchos proyectos que ocuparon al compositor Sergio Ortega durante su exilio en París, y se convirtió en uno de los grupos importantes para la difusión de música chilena en Europa en los años setenta. Aunque su discografía fue breve, incluyó una importante cantata histórica basada en la vida de Bernardo O’Higgins.

La influencia de Sergio Ortega sigue presente en las nuevas generaciones de músicos.

Foto: Sergio Ortega junto a Salvador Allende en un pasillo de La Moneda

 

Deja un comentario