Bárbara Figueroa y Jaime Gajardo fijan posición

Frente a decisión de presidente de Colegio de Profesores de congelar participación en la CUT.

Equipo ES. Santiago. La siguiente es la declaración pública emitida por los dirigentes nacionales del Colegio de Profesores, Bárbara Figueroa y Jaime Gajardo, ante decisiones asumidas por Mario Aguilar, respecto a no hablar en asamblea de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT) y congelar participación de ese gremio en la multisindical:

Acerca de la decisión de congelar la relación Colegio-CUT   

No faltó esperar mucho para que la actual conducción del Colegio de Profesores, presidida por Mario Aguilar, una vez finalizado el 11º Congreso de la CUT decidiera sin considerar lo resuelto por dicho Congreso, el congelamiento de las relaciones entre el gremio docente y la Central Unitaria de trabajadores CUT.   

La postura con la cual fundamentan dicho congelamiento se basa en la falta de transparencia, democracia y participación al interior de la Central, situación que se solucionaría modificando el sistema electoral por uno universal (un trabajador = un voto). Bajo estos argumentos cabe preguntarse si el Colegio también se marginará de la Mesa del Sector Público, instancia donde participan las organizaciones pertenecientes a la CUT y que negocia el reajuste de salarios también para el magisterio nacional.  

Lo preocupante de dicha medida, y que marcará el estilo de conducción del Directorio Nacional del Colegio de Profesores, se expresa en los siguientes puntos:   

1.- Participación en el Congreso CUT: hay que mencionar, aunque sea de perogrullo, que el Colegio de Profesores es una más de las organizaciones que forman parte de la Central. Si bien el número de asociados que presenta el Colegio la posiciona como una de las más numerosa, eso no es motivo de arrogarse determinaciones por sobre el resto de las organizaciones.   

La crisis de representatividad que se exige solucionar desde la actual conducción del Colegio, debió de expresarse en las exposiciones que hacen todos los dirigentes acreditados al Congreso y no desde las tribunas digitales ajenas al debate y discusión que necesita la Central. Es contradictorio exigir participación y mayor democracia interna, cuando la propia conducción del Colegio no expone frente a los delegados sus argumentos e ideas para ser discutidas por el conjunto de organizaciones. El Presidente del Colegio no abrió la boca frente a los delegados de los trabajadores organizados en la CUT.   

No es posible que el Colegio intente imponer la postura de la conducción, por fuera de la discusión que el Congreso de la CUT decide colectivamente realizar, condicionando de esta forma su vínculo a la Central.   

2.- Imposición a los delegados: El Colegio, en su última Asamblea, aprobó el requerir elección directa y mayor transparencia en el funcionamiento de la CUT. Dicha resolución, de la cual un número importante de dirigentes nacionales del Colegio estuvo de acuerdo, no establece en ningún momento congelar la relación con la CUT, sino la de apoyar la medida acordada por la Asamblea Nacional, y que refiere a la urgencia por democratizar la participación interna en la Central, mediante el sufragio universal. Cabe mencionar que el proceso que llevaría a empadronar a todas y todos los trabajadores asociados a la CUT requiere de medios e insumos que en su implementación necesariamente llevará su tiempo, asunto que expusieron con claridad sobre todo las Federaciones y Confederaciones del sector privado. Las complicaciones de dicho proceso, conocido por lo demás por los dirigentes que forman parte activa de la Central, no puede solucionarse en los plazos que demanda el presidente del Colegio, Mario Aguilar, lo cual demuestra un completo desconocimiento de las formas y procedimientos que históricamente ha desarrollado la Cut para iniciar procesos de reformas tanto estatutaria como electoral (cabe recordar que desde el 2014 hasta la fecha, la Cut viene haciendo pruebas para establecer el voto electrónico).  

Que quede absolutamente claro, los delegados del Colegio ante el Congreso de la CUT que hemos denunciado la actitud de patota de la mayoría circunstancial del Colegio, votamos tal y como resolvió la Asamblea Nacional, voto directo universal, y participamos de todo el Congreso hasta sus resoluciones finales.  

La intención de imponer su discurso a los delegados gremiales que no están de acuerdo con condicionar tramposamente la participación del Colegio en el movimiento sindical, demuestra cierta idea corporativista que la actual conducción, y su concepción de defensa de los intereses de los trabajadores en general y sobre los trabajadores de la educación en particular; buscan la defensa cerrada de sus intereses como grupo, a partir de los lineamientos que determina una jerarquía (Mario Aguilar y cía.) hacia el resto de sus adeptos, y que en ningún momento intenta generar consensos o acuerdos con el resto de las organizaciones de trabajadores de la CUT, mostrando así un interés de clase que  posicione al sindicalismo chileno como un elemento de cambio social para nuestro país.   

3.- Antisindicalismo: La medida adoptada por la actual conducción del Colegio, no respeta el funcionamiento interno de la CUT al condicionar la participación (y el pago de sus cuotas), al cambio inmediato del sistema de elección (un trabajador = un voto). Esto en simples palabras no hace más debilitar la propia Central Unitaria de Trabajadores y al movimiento sindical, tal cual lo ha hecho la dictadura y concertación en los último años. La unidad de los trabajadores se expresa a partir de una concepción de clase de su accionar por mayores derechos sociales y económicos y no desde intereses particulares, sectoriales, de grupos que se atribuyen la dirección o conducción del movimiento social.  

La postura de Mario Aguilar y cía., vacía de contenido y fuerza al movimiento sindical, fijando una hoja de ruta peligrosa para el Colegio, en lo que respecta a la participación e incidencia en las reformas que nuestro país y la Educación necesita.      

BARBARA FIGUEROA SANDOVAL   JAIME GAJARDO ORELLANA   

Santiago, 01 de febrero de 2017

Deja un comentario